Hogar

¿Cómo cuidar el aloe vera en maceta?

aloe vera en maceta

El aloe es una de las plantas de interior más populares. Y no tiene nada de sorprendente, porque además de hermoso es sumamente útil. ¿Estás pensando en cultivar aloe en casa? Entonces, antes de comprar una planta, debes de saber cómo cuidarla adecuadamente para que crezca saludable y se vea genial. En https://lafalda.it/ te damos algunos consejos importantes.

¿Cómo cuidar el aloe vera en maceta?

Al elegir plantas en macetas para su hogar, vale la pena elegir aquellas que se vean hermosas y sean fáciles de mantener. El aloe vera, sin duda, pertenece a este grupo. Bien expuesto, es una perfecta decoración de interiores. El aloe es una suculenta que es famosa tanto por sus cualidades estéticas como curativas. Actualmente, también es muy utilizado en la industria cosmética y farmacéutica. 

El aloe no es una planta muy exigente. En su entorno natural, tiene que lidiar con el calor y los factores nocivos muy a menudo. Por lo tanto, se adapta a condiciones realmente difíciles.

El cuidado del aloe vera en maceta es muy sencillo. Su base es principalmente regar y crear las condiciones adecuadas para su desarrollo.

El primer punto a tener en cuenta es la posición. El aloe se siente mejor en lugares bien iluminados. Le gusta el calor, por lo que puede permanecer al sol la mayor parte del año. En verano, sin embargo, cuando los rayos son fuertes, mejor mover la maceta a un lugar donde no alcance. El sol fuerte puede hacer que las hojas de aloe vera se “quemen” y cambien de color.

El suelo también es muy importante. Debería ser ligero. Lo mejor es usar un suelo de turba bien drenado mezclado con arena o grava fina. Además, se debe trasplantar aproximadamente cada 2-3 años. 

¿Con qué frecuencia regar aloe en una maceta? 

Cuando se trata de regar aloe vera, es una buena idea ceñirse al principio de que menos es más. Sin duda, es una planta ideal para las personas que suelen olvidarse de regar. Si hasta ahora pensaba que no tenía nada que ver con las plantas, entonces el aloe puede convertirse en una diana. Se debe regar solo cuando el suelo esté seco. La frecuencia variará dependiendo de la temperatura ambiente y la temporada. Recuerda que si sientes que el suelo está aunque sea ligeramente húmedo, aún no es momento de regar. 

Y es que un riego demasiado abundante y frecuente puede provocar la pudrición de las raíces y, en consecuencia, la muerte de toda la planta. 

Aloe – propiedades curativas

El aloe se ha convertido en una planta muy de moda no solo por su gran estética, sino también por sus valiosas propiedades curativas y regeneradoras. Se sabe desde hace mucho tiempo que hay una pulpa en las hojas de aloe vera, que se utiliza de muchas maneras. Es una adición a varios tipos de suplementos y cosméticos.

Sin embargo, la pulpa de aloe vera también se puede utilizar sola, directamente de la planta. Muchas personas ahora compran aloe vera en una maceta precisamente para extraer este valioso ‘gel’ y usarlo para varios propósitos. Externamente, puedes usarlo, por ejemplo, en picaduras, heridas de difícil cicatrización, quemaduras e irritaciones o lesiones de acné. Todo lo que tienes que hacer es cortar una de las hojas y cortarla para extraer la pulpa.

Sin embargo, debes recordar algunas cosas. En primer lugar, no todo el aloe vera tiene propiedades curativas. Si tienes la intención de utilizar la pulpa para los fines anteriores, tu mejor opción es el aloe vera. Otra cosa es la fecundación. ¿Quieres aplicar pulpa en tu piel? Entonces solo elige fertilizantes orgánicos; ya que los habituales pueden provocar diversos tipos de reacciones adversas. Por supuesto, no olvides lavar la hoja de aloe justo después de cortarla.