Economía

Plusvalía municipal: quién tiene que pagarlo

Plusvalía municipal

Cuando hablamos de plusvalía municipal nos referimos al impuesto que se aplica sobre la el incremento del valor de un terreno o inmueble, cuando el propietario decide venderlo. 

Es una figura tributaria que suele generar muchas dudas, especialmente en referencia a quiénes son los responsables de pagarlo, cuáles son las cuotas y los plazos para su abono. 

Dónde se paga la plusvalía 

Saber el lugar en que se va a pagar el impuesto es de suma importancia. Como se trata de un bien inmueble, el lugar para realizar el pago de la plusvalía es el Ayuntamiento de la localidad en donde se localiza el inmueble por el que se cancela el impuesto. 

Allí será necesario cumplir con algunos requisitos, entre los que se encuentra entregar los documentos de la transacción referente al inmueble (compraventa, herencia, donación) y rellenar el formato presentado por la Ordenanza Fiscal, donde se reflejarán los datos necesarios para que el Ayuntamiento pueda proceder a la liquidación del impuesto. Puedes ver el modelo recurso plusvalía municipal

Dado que es muy posible que tengamos que toparnos con este impuesto alguna vez en nuestra vida, es recomendable hacer de forma periódica, un recordatorio para ceñirse siempre a la ley.

Para empezar diremos que, cuando se realiza la transmisión de este bien  (o un terreno, con o sin edificaciones) la tramitación procede de formas distintas. Entre esas diferencias, está la responsabilidad de asumir el pago de la plusvalía. 

Por ejemplo, si se trata de una compraventa, el pago es asumido por el vendedor. Si se trata de una donación, la plusvalía es asumida por el donante y si se refiere a una herencia o un legado, sería responsabilidad del heredero o legatario. 

Veámoslo más claro

Supongamos que se ha adquirido una vivienda, por un precio de 200.000 euros, en el año 2020. Un año después se ha decidido vender dicho inmueble por un valor de 250.000 euros, en vista de un aumento en el valor del terreno. 

Este incremento de 50.000 euros es considerado por las autoridades locales como un beneficio para el propietario que vende el inmueble. Entonces, se cobra un impuesto sobre este valor. A eso se le llama plusvalía

Quién tiene que pagar

Esta es quizás una de las preguntas más importantes y que ha generado más dudas. Existen varias alternativas para definir quién tiene que pagar la plusvalía. 

  • Cuando se trata de la plusvalía municipal, el vendedor del inmueble es responsable de asumir el pago. 
  • Por otro lado, las partes de la compraventa pueden acordar que sea el comprador quien asuma este pago. 
  • En el caso de que el propietario del inmueble no resida en España, le corresponde al comprador pagar la plusvalía. 
  • Cuando se trata de una donación de un inmueble o terreno, el beneficiario de la misma es quien asume el pago del impuesto. 
  • Finalmente, si un contribuyente recibe como herencia un terreno o inmueble, la ley establece que es dicho heredero deberá pagar la plusvalía. 

¿Cuánto tiempo hay para pagar?

Para pagar la plusvalía, la ley establece diferentes períodos de tiempo, de acuerdo al tipo de operación que pesa sobre el inmueble. Por ejemplo, en el caso de una donación o compraventa de inmueble, se establece por ley un plazo de un máximo de 30 días hábiles. Estos comienzan a transcurrir desde el momento en que se traspasa el título de propiedad del mismo. 

Ahora bien, si el inmueble es recibido en términos de herencia, la ley dispone de un plazo de seis meses, contando a partir de la fecha de deceso. Este período se puede extender hasta un año, solo si se notifica al Ayuntamiento en el lapso del primer plazo. 

¿Cómo se calcula?

El cálculo del pago de la plusvalía está sujeto a algunas condiciones. Lo primero que se debe calcular es el incremento que ha presentado el valor del bien en cuestión.  Si tomamos el ejemplo anterior, serían los 50.000 euros. 

Lo siguiente que es necesario saber es que el importe se obtiene aplicando un porcentaje sobre este precio. Este gravamen varía según el Ayuntamiento donde se debe pagar, es decir, de la localidad donde se ubica el bien. 

Entonces, para determinar la cantidad a pagar se debe aplicar este porcentaje al incremento que ha tenido el inmueble. En todo caso, el porcentaje a pagar nunca puede superar el 30%.