Servicios

¿Cuáles son las funciones de un abogado penalista?

abogado penalista

Se trata de una de las ramas de la abogacía más importantes, a través de la cual, se llevan casos de la rama penal, complejos, para los que se necesitan abogados especialistas en esta materia.

Como bien es sabido el Derecho es una disciplina que engloba diferentes ramas profesionales, las cuales, a su vez, abarcan diferentes aspectos de la realidad. En este sentido, el derecho penal es una subdisciplina que tiene como objetivo regular la potestad punitiva que presenta el Estado. Es decir, trata los delitos que se contemplan en la ley específica que establece las medidas o penas basándose en el delito cometido. Para regular todo esto, la normativa más importante es el Código Penal, donde se explican con detalle todos los delitos y sus consecuencias correspondientes.

Para poder aplicar todo esto, es necesario contar con abogados especialistas en la materia, como es el caso de Sanz & Cabrejas. Despacho afincado en la capital de España que ofrece servicios dentro del área del derecho penal, penitenciario y de menores. Sin duda alguna, si se necesita un abogado penalista Madrid, este bufete se presenta como uno de los mejores, siendo a día de hoy todo un referente en el sector.

Las principales funciones de un abogado penalista

Los abogados penalistas pueden llevar a cabo numerosas funciones, siendo una de las principales la de acusación. Se da cuando es contratado por la víctima que ha sufrido un supuesto delito. En este caso, debe asesorar al usuario sobre la presentación de la denuncia, defender sus intereses, estudiar la viabilidad del caso e informar sobre cada uno de los pasos que se dan.

También llevan a cabo la función de defensa, en este caso se da si lo contrata un acusado. Aquí su cometido es recopilar toda la información acerca del supuesto delito y establecer argumentos válidos para demostrar que la persona es inocente.

Además de estas dos funciones que son las principales, los abogados penalistas también están adquiriendo peso en los casos de prevención de delitos económicos. 

Diferencias con otras especialidades

Aunque el derecho penal forma parte de la disciplina del derecho, hay que decir que esta rama presenta algunas diferencias con respecto a otras especialidades. Por supuesto, lo primero es contar con la formación correspondiente para poder llevar casos específicos de esta rama.

También se recomienda que tengan soft skills específicos, es decir, que se manejen bien en la oratoria y en el terreno de la argumentación. Asimismo, deben ser profesionales locuaces, ágiles de mente y rápidos para dar una respuesta clara, concisa y convincente. Y por supuesto, debe actualizarse de manera constante.

¿Cuándo contratarlo?

Son muchas las situaciones en las que se vuelve necesario contratar un abogado penalista. Así, estos especialistas se encargan de llevar casos de delitos contra las personas y la vida, tales como aborto, lesiones, asesinatos u homicidios.

También deben contratarse cuando se dan delitos contra el patrimonio, como puede ser un robo o una estafa. Al igual que en aquellos casos de delitos contra la Administración o la seguridad pública.

De igual modo, se encargan de llevar delitos laborales, contra la salud pública o sexuales, así como aquellos que se relacionan con la informática o incluso la defensa de personas extranjeras, en situaciones de extradición, por ejemplo.

Qué tener en cuenta para elegir un abogado penalista

En el momento que se necesite contratar un abogado penalista, es esencial tener en cuenta una serie de aspectos clave para asegurarse que se ha hecho la mejor elección. De esta manera, una de las primeras cosas que hay que fijarse es que sea un profesional que cuente con las titulaciones que correspondan. 

Asimismo, hay que asegurarse de que se trata de un especialista en la materia y que tiene bastante experiencia en el sector, con muchos casos de éxito.

También es importante hacer una comparativa previa, contactando con aquellos abogados especialistas considerados los mejores de la ciudad. Y finalmente, acudir a una asesoría para garantizar que todo esto está correcto.