Hogar

Da un aire nuevo a tu casa, cambia tu sofá

sofás tradicionales

¿Cuántas veces durante los meses de pandemia hemos pensado en dar un aire nuevo a la casa? Incluso, quizás nos hemos planteado hasta cambiar de entorno, pero eso queda fuera de nuestras posibilidades.

Necesitamos algo nuevo, entonces nos hemos decidido en cambiar algunos muebles. Esta es sin duda la mejor solución para renovar el ambiente del apartamento.

Pero, ¿Por dónde empezar? ¿Qué habitación cambiar para romper con la monotonía de los aburridos y viejos muebles? ¿El dormitorio? ¿La cocina? ¿Quizás cambiar la bañera por un plato de ducha? Después de una larga reflexión llegamos a la conclusión que el cambio ha de realizarse en la habitación en la que más tiempo permanecemos para así disfrutar de nuestro próximo proyecto. Nuestro querido SALÓN.

La búsqueda empieza. Comenzamos consultando folletos de publicidad de muebles. Incluso compramos alguna revista de decoración. No obstante, Internet se convierte en nuestro mejor aliado, con miles de páginas web de muebles con las últimas tendencias.

Actualmente existen una gran variedad de diseños y estilos en muebles. La elección no es fácil. Empieza la imaginación. Las fotos de los salones no tienen nada que ver con nuestra habitación favorita. Nuestro salón, lo que es estilo, no tiene. Es cómodo. Es funcional. Pero sin estilo.

Muchas de las fotografías son con salones en los que parece que allí no vive nadie. A veces tan frías e impersonales que parecen un iglú. Incluso parecen el juego ”¿Dónde está Wally?”. Muchas están sobrecargadas con objetos que carecen de utilidad. Entonces pensamos que nuestro salón tampoco está tan mal. Que ese estilo, sin estilo concreto, es parte de nuestra personalidad. Debemos buscar algo que nos convenza, que vaya con nuestro estilo de vida. Decididamente, la mejor opción es cambiar el sofá. Es el lugar donde más tiempo pasamos y en el que más disfrutamos.

Decidido, cambiaremos EL SOFÁ. Ese magnífico lugar que ocupa un espacio en nuestra cabeza y en nuestro corazón, pues sabemos que durante nuestras largas jornadas de trabajo, pensamos continuamente en él.

Pero, ¿Qué opciones hay en sofás en Madrid? Volvemos a comenzar desde el principio, vuelta a la publicidad, revistas, páginas web. Iniciamos la elección, compramos un sofá de ¿dos plazas?, ¿de tres? compramos ¿dos sofás?, o mejor ¿uno de dos plazas y otro de tres? ¿dos de dos?¿ dos de tres? ¿uno de dos y otro de tres? Las posibilidades son variadas. Pero tenemos claro que debemos tener NUESTRO SOFÁ. Nuestro espacio, en el que podamos descansar en diferentes posturas, sentados, relajados, acostados para ver una buena película, acostados para dormir la siesta, en el que podamos recibir a nuestros invitados y nos digan lo cómodo y amplío que es nuestro sofá. Ese lugar que ocupa un rinconcito de nuestro corazón.

En nuestra búsqueda nos quedamos perplejos cuando vemos que los sofás tienen nombres propios. ¿Y eso por qué? Pero, ¿Quién ha tenido la idea de dar personalidad a un mueble? ¿De dónde sacan estos nombres? ¿Por qué algunos sofás tienen unos nombres impronunciables?

Y por fin lo vemos, hemos encontrado el sofá de nuestros sueños. Dejamos de lado el nombre de nuestro sofá soñado. Ya lo rebautizaremos en otra ocasión más propicia. Es el sofá que cumple con todas nuestras expectativas.

Ahora, vemos que tenemos varias opciones de sofás según la forma. Sofás tradicionales, chaise longues o rinconeras.

Según el espacio de nuestro salón, aparte de los sofás tradicionales, podremos optar por las rinconeras o chaise longues. Son modelos bastante parecidos. Incluso podemos confundirlos. Pero la verdad es que no tienen exactamente las mismas características y formas.

Así, la rinconera sería como unir dos sofás clásicos en forma de “L”. De esta forma la rinconera dispone de respaldos de un extremo al otro.

No obstante, un chaise longue no tiene respaldo en el extremo más corto de la “L”, pero suele tener un brazo que se extiende hasta la mitad de la base.

Bueno, al fin hemos llegado a nuestro objetivo. Vamos a renovar nuestro salón cambiando el sofá. Hemos elegido el sofá perfecto que cumple con todas nuestras exigencias según su forma. El que se adpata perfectamente a nuestro salón. Pero, de repente nos damos cuenta que no. Todavía no hemos terminado con nuestra elección. Nos hemos saltado un paso muy importante, la elección del color.

Es un asunto de gran importancia para seguir dando a nuestro salón ese estilo tan personal. Un estilo sin estilo concreto. Y vuelven las preguntas, ¿Qué color elijo? ¿Optamos por un color liso? ¿Un estampado? ¿Estampado tradicional, moderno…? Y si elegimos ese color liso ¿Ha de estar a juego con las cortinas? o ¿Con los muebles? O quizás, el color del sofá es independiente del resto de la habitación. Quizá lo más sencillo será escoger un sofá a juego con las cortinas actuales. Siempre será más económico realizar una nueva decoración cambiando las cortinas, que cambiando todos los muebles.

Ya está. Tampoco ha sido tan difícil llevar a cabo la tarea de renovar nuestro sofá, chaise longue o rinconera. Muchas decisiones que tomar, tiempo que invertir, pero para una buena causa. La comodidad en nuestro hogar, ese lugar tan especial en el que tanto tiempo pasamos durante nuestro tiempo libre.

Ahora, solamente tenemos que esperar impacientemente a que llegue el momento de estrenarlo.