Servicios

¿Qué tener en cuenta para elegir un administrador de fincas?

administrador de fincas

El administrador de fincas es un profesional que debe tener una alta cualificación y, también, buenas referencias antes de que puedas plantearte contratarle. Escoger a la persona indicada para llevar las riendas de la administración y gestión de una propiedad, sin embargo, no es una tarea exenta de dificultades y contratiempos.

La figura del administrador de fincas es una de las más importantes en las comunidades de vecinos. También en la administración de otro tipo de inmuebles. Por eso, no pocos propietarios toman la decisión de buscar la mayor seguridad posible, y decantarse por empresas especializadas en la administración de fincas en Madrid, o en otras ciudades españolas. De esa manera, están seguros de haber dado con profesionales altamente cualificados para realizar las labores propias del cargo administrativo de inmuebles.

Elegir un buen administrador de fincas es una tarea que requiere de tiempo, de análisis, de paciencia y capacidad de tomar decisiones. Siempre dependerá de las labores a realizar, de la dificultad de las mismas y de la importancia que ciertas tareas tengan para los propietarios. A partir de ahí, se podrán establecer algunos criterios para buscar y encontrar al profesional o a la empresa ideal para las tareas administrativas y de gestión de inmuebles.

Experiencia comprobable

Hasta hace poco, muchos administradores de fincas lo eran gracias a su experiencia en el ramo, a pesar de no contar con titulaciones oficiales o tan siquiera relacionadas con la administración.

Sin embargo, por las características, exigencias y requerimientos formativos legales del cargo, siempre será recomendable que se busquen personas y empresas que puedan demostrar su experiencia y formación, ya que no sólo serán necesarias las habilidades contables, administrativas, de gestión de las relaciones con los propietarios y vecinos, o la redacción de documentos, sino que también se necesitan profundos conocimientos sobre la legislación en Derecho Fiscal o en Propiedad Horizontal.

En lo referido a la formación, existen dos maneras de comprobar las aptitudes para ser administrador de fincas:

  • Titulación universitaria oficial, o en sectores relacionados (administración, inmobiliario).
  • Formación en la Escuela Oficial de Administradores de Fincas, que cuenta con autorización del Ministerio de Fomento.

Si además de la formación, encuentras profesionales con una experiencia amplia en el ramo, con buenas referencias y éxitos anteriores, las condiciones serán muy favorables para su contratación. Y aunque no es obligatorio, es muy valioso que el profesional o la empresa de profesionales se encuentre adscrita al Colegio de Administradores de Fincas.

En Itaca Administracion de Fincas, empresa madrileña referente en el sector, encontrarás profesionales con formación contrastable y con experiencia dilatada en el ramo de la administración de propiedades, siendo aspectos iniciales de importancia para su elección.

Capacidades y métodos de trabajo

Un administrador de fincas tiene metodologías de trabajo y capacidades que le permiten realizar sus labores diarias de la mejor manera. Pero no todos las realizan igual o con el mismo éxito.

De ahí que sea indispensable realizar entrevistas, visitas, concertar citas, de modo que puedas plantear cuáles son tus necesidades o las actividades más importantes a realizar, para encontrar realmente a un profesional adecuado y eficiente de cara a esas funciones.

Es un paso importante, porque te permitirá encontrar profesionales con capacidades inferiores o con experiencia pobre para las labores encomendadas, con conocimientos (o no) de programas informáticos para dinamizar las operaciones de gestión y operatividad de los inmuebles, así como también con las capacidades para lidiar con todas las situaciones, con vecinos y proveedores, acercando su metodología a tus necesidades.

Las capacidades más importantes de un administrador de fincas dependerán de las funciones a realizar, y pueden ser:

  • Habilidades comunicativas, de comprensión y empatía muy elevadas, para lidiar con las necesidades, preocupaciones, incidencias y reclamaciones de los vecinos.
  • Capacidad de gestión y planificación de recursos financieros, humanos, de contratación de proveedores y previsión de riesgos.
  • Organización, para poder llevar las cuentas y las operaciones al día.

Tarifas competitivas

Por la importancia que tiene un administrador de fincas, las tarifas no deben ser consideradas el punto de partida para comparar opciones. Deben ser, en todo caso, el último punto a tener en cuenta.

De cualquier manera, habiendo considerado todas las alternativas, siempre debes tener presente la posibilidad de ahorrar dinero. Sobre todo cuando las necesidades pueden no ser tan grandes o cuando todavía la viabilidad económica de la comunidad de vecinos no permita tomar decisiones grandes en el aspecto financiero.

Valorar diversas opciones, pero sobre todo, sopesar la relación entre experiencia, capacidades y tarifas, es indispensable antes de tomar una decisión final.

Dejar un comentario