Política

Ciudadanos bajo presión por los acuerdos de extrema derecha

La dirección del partido de centro-derecha español Ciudadanos está bajo una creciente presión sobre sus acuerdos con la extrema derecha después de que un miembro mayor renunciara, acusándolo de traicionar sus principios fundamentales.

El portavoz económico del partido, Toni Roldán, anunció el lunes que abandonaba Ciudadanos y renunciaba a su escaño en el Congreso de los Diputados en protesta por la deriva del partido hacia la derecha y su voluntad de entrar en alianzas con la extrema derecha tras las elecciones regionales y municipales.

Roldán es la última figura que cuestiona públicamente la sensatez de abandonar el centro mientras los ciudadanos intentan reivindicar que es el principal partido de la oposición en España.

El ex primer ministro francés Manuel Valls, a quien los ciudadanos habían apoyado en su intento infructuoso de convertirse en alcalde de Barcelona, había instado repetidamente al partido a no tener nada que ver con el partido Vox, de extrema derecha.

Pero ignoró sus súplicas y ha conseguido la ayuda de Vox para construir coaliciones con el partido conservador del pueblo para gobernar la región sur de Andalucía y dirigir el ayuntamiento de Madrid.

«Desde hace tiempo, la dirección del partido al que pertenezco ha tomado una decisión estratégica, que es legítima, pero con la que no estoy de acuerdo», dijo Roldán.

«He expresado mi desacuerdo en cada oportunidad… pero no he tenido éxito. No puedes pasar mucho tiempo siendo lo que no eres. Todas las estrategias políticas tienen costes, pero en mi opinión, los costes para España son demasiado altos cuando se trata de la estrategia elegida por los ciudadanos».

Roldán dijo que el reciente giro a la derecha del partido había violado los tres principios sobre los que se fundó el partido: la reforma, la regeneración y la batalla contra el nacionalismo.

«¿Cómo vamos a superar el choque entre el rojo y el azul -que es lo que vinimos a hacer- si nosotros mismos nos convertimos en azules? «¿Cómo vamos a construir un proyecto liberal en España si no podemos enfrentarnos a la extrema derecha?»

Roldán también pidió al líder del partido, Albert Rivera, que reconsidere su negativa a entrar en un gobierno de coalición con el partido socialista PSOE, que obtuvo la mayoría de los votos en las elecciones generales de abril, pero no alcanzó la mayoría.

Rivera ha descartado enfáticamente cualquier acuerdo que pueda ayudar al líder del PSOE, el primer ministro en funciones Pedro Sánchez, a volver a ocupar su cargo.

«Cuántos países europeos sólo pueden soñar con tener en el centro una mayoría fuerte, sensata, reformista y proeuropea», dijo Roldán.

El partido, añadió, parecía haber elegido la conveniencia por encima de los ideales que alguna vez había profesado.

«No voy porque haya cambiado, sino porque Citizens ha cambiado», dijo.

«Esto no es para lo que firmé. La política no es un supermercado. Aquí no vendemos productos que se puedan cambiar de un día para otro, vendemos ideas».

Inés Arrimadas, portavoz de los ciudadanos en el Congreso, dijo que sólo tenía «cosas buenas que decir sobre Roldán» y le deseó todo lo mejor a nivel personal. Sin embargo, también señaló que el enfoque actual del partido ha sido aprobado unánimemente por el comité ejecutivo -incluido Roldán-.

Javier Nart, eurodiputado y ciudadano, renunció el lunes por la tarde al comité ejecutivo del partido después de que sus miembros votaran a favor de mantener el veto del partido para facilitar la investidura de Sánchez como primer ministro.

La semana pasada, Valls también atacó a Citizens, lamentando su incapacidad para estar a la altura de sus valores.

«Cuando me mudé a Barcelona hace un año, Citizens era un partido liberal, progresista, centrista y pro-europeo», dijo. «Pero, poco a poco, la fiesta con la que tenía tanto en común comenzó a convertirse en algo diferente.»

Valls dijo que Citizens se había convertido en un partido que hacía tratos con Vox – «un partido reaccionario y antieuropeo».

Los ciudadanos, que se oponen amargamente a la independencia catalana, rompieron con Valls después de que éste finalmente apoyara a la actual alcaldesa de Barcelona, Ada Colau, a pesar de que su regreso impidió que la capital catalana fuera dirigida por el secesionista partido de la izquierda republicana catalana.

Uno de los fundadores del partido también ha sido cada vez más crítico con la estrategia de Rivera y sugirió que una coalición con los socialistas habría sido el curso lógico de acción.

«Fue un error que los ciudadanos se alejaran del centro», dijo Francesc de Carreras al diario online Eldiario.es.

El profesor de derecho había ido más lejos en una reciente carta abierta a Rivera que fue publicada en El País.

«No entiendo por qué nos estás defraudando ahora, Albert, o por qué los ciudadanos nos están defraudando», escribió.

«¿Cómo se ha convertido ese joven maduro y responsable en un adolescente inconstante que ha realizado una voltereta estratégica y ha puesto los supuestos intereses de su partido por encima del interés general de España?

Dejar un comentario