Política

Al menos 13 civiles, entre los niños muertos en un ataque aéreo en Afganistán

Al menos 13 civiles murieron, en su mayoría niños, en un ataque aéreo de «fuerzas internacionales» en la ciudad afgana de Kunduz a finales de la semana pasada, según informaron el lunes las Naciones Unidas.

La huelga tuvo lugar entre el viernes a última hora y el sábado por la mañana en apoyo de las operaciones terrestres llevadas a cabo por las fuerzas progubernamentales que combaten a los militantes talibanes en la zona.

«Las primeras investigaciones indican que 10 de los muertos eran niños y niñas, parte de la misma familia extendida que fue desplazada por los enfrentamientos en otras partes del país», dijo la misión de la ONU en Afganistán en un comunicado.

Estados Unidos es el único miembro de la coalición internacional en Afganistán que proporciona apoyo aéreo en el conflicto.

Un portavoz de la OTAN dijo a AFP que la coalición estaba investigando las denuncias.

«Los que murieron eran familias de desplazados internos que habían huido de la guerra en el distrito de Dasht-e-Archi y se habían trasladado recientemente a la ciudad», añadió Khosh Mohammad Nasratyar, miembro del consejo provincial de Kunduz, diciendo que tres niños también resultaron heridos en el ataque.

Las muertes se producen cuando los afganos de a pie siguen siendo los más afectados por el conflicto, con más civiles muertos en la guerra afgana en 2018 que en cualquier otro año registrado, según un informe de las Naciones Unidas.

El aumento de la violencia en 2018 coincide con un aumento significativo del número de muertes causadas por los «ataques deliberados contra civiles», según el informe, en su mayor parte derivados de ataques suicidas de insurgentes aliados con los talibanes o el Estado islámico (IS).

El aumento de los ataques aéreos por parte de las fuerzas estadounidenses y afganas también provocó más muertes de civiles en 2018, con más de 500 muertos por «operaciones aéreas por primera vez en la historia».

Los combates continúan en todo Afganistán, incluso cuando Estados Unidos y los talibanes presionan en las conversaciones de paz destinadas a poner fin a casi 18 años de combates.

Las conversaciones de paz en curso con los talibanes siguen a años de escalada de violencia en Afganistán.

Según la ONU, al menos 32.000 civiles han muerto y otros 60.000 han resultado heridos en la última década.

Kunduz ha sido escenario de repetidos ataques aéreos que han salido mal durante el transcurso del conflicto, incluyendo un ataque afgano en abril pasado en una reunión religiosa al aire libre en Dashte Archi que mató o hirió a 107 personas, en su mayoría niños, según la ONU.

Y en 2015, un ataque aéreo estadounidense golpeó un hospital de Médicos Sin Fronteras en medio de intensos combates en la zona, en los que murieron 42 personas, entre ellas 24 pacientes y 14 miembros de la ONG.

Dejar un comentario