Política

Elección española: Los socialistas luchan por frenar la oleada derechista

España celebra sus terceras elecciones generales en cuatro años el 28 de abril, en una batalla entre los partidos establecidos, los nacionalistas catalanes y vascos, y una creciente extrema derecha.

Esta vez, sin embargo, el juego electoral ha cambiado.

El apoyo al anterior ganador, el conservador Partido Popular (PP), ha colapsado en medio de un escándalo de corrupción. Su principal oponente, el Partido Socialista, se ha disparado a la cima de las encuestas tras la toma del cargo de primer ministro el año pasado.

Podemos a la izquierda y Ciudadanos a la derecha están viendo caer su apoyo, en medio del auge del controvertido partido de extrema derecha Vox.

Una encuesta reciente mostró que casi la mitad de los votantes -el 40%- aún no se habían decidido.

¿Cuáles son los posibles resultados?
Las encuestas de opinión pueden no contar la historia completa, particularmente con tantos votantes indecisos. Pero los resultados potenciales para un gobierno incluyen:

Socialistas, izquierdistas Podemos, más pequeños partidos nacionalistas
PP de centro-derecha, Ciudadanos liberales y Vox de extrema derecha
Socialistas y Ciudadanos
Pero hay un problema con cada una de estas combinaciones.

La alianza socialista y de Podemos del actual gobierno del primer ministro Pedro Sánchez necesitaba el apoyo de los nacionalistas vascos y catalanes.

Pero los partidos independentistas catalanes fueron en parte responsables del colapso del gobierno después de que retiraran su apoyo en febrero; y la crisis sobre la fallida candidatura de independencia catalana ha hecho que los nacionalistas sean enormemente impopulares en gran parte de España, haciendo que las negociaciones con ellos sean complicadas.Ciudadanos party leader and candidate for PM, Albert Rivera (C), Spanish philosopher Fernando Savater (L) and Euro MP Maite Pagazaurtundua (R), attend a party election campaign event at a square in town of Errenteria, Basque Country

El PP (dirigido por Pablo Casado) y Ciudadanos (Albert Rivera) probablemente necesitarán el apoyo de Vox, pero esto se considera poco probable.

Los votantes de Ciudadanos se oponen en gran medida a entrar en el gobierno con Vox.

¿Cuáles son los problemas?
La crisis catalana y el auge de Vox han cambiado el debate en la política española.

«No se trata de una elección económica, sino de una situación diferente a la que hemos visto en más de 20 años», afirma Juan Rodríguez Teruel, catedrático de Ciencia Política de la Universidad de Valencia.

A pesar de la preocupación generalizada por el desempleo -que sigue siendo elevado en España en comparación con sus vecinos europeos-, apenas ha sido debatido por los políticos.

«La campaña va a seguir girando en torno a las cuestiones de identidad, y en particular en torno a la cuestión catalana… parece que la economía ya no es, ni mucho menos, la cuestión completamente fundamental», afirma el profesor Teruel.

Antes de las elecciones, el Sr. Sánchez había estado negociando con los partidos catalanes para apoyar su presupuesto. Pero esas conversaciones se interrumpieron en medio de una reacción pública en contra de que se reuniera con ellos, en parte avivada por la ferviente oposición de Vox a cualquier concesión sobre la independencia.

A pesar de los problemas, el tiempo del Sr. Sánchez como líder ha visto cómo aumentaba el apoyo a su partido, a expensas de Podemos, su socio de coalición.

Mientras tanto, un escándalo de corrupción que involucró al PP el año pasado derrocó a su líder y vio caer en picado el apoyo, dejando un montón de votos por los que luchar entre una derecha fragmentada.

¿Por qué le va bien a Vox?
El partido nacionalista se ha establecido en firme oposición a los separatistas, a pesar de la oscura historia de España con la extrema derecha del dictador Francisco Franco.

«El ascenso de Vox es claramente un terremoto en la política española», dice Bonnie N. Field, profesora de ciencias políticas en la Universidad de Bentley, al tiempo que advierte contra la «exageración» del éxito del partido.

Las encuestas de opinión sugieren que tiene alrededor de un 10% de apoyo, mientras que su líder, Santiago Abascal, tiene el índice de opinión más bajo de todos los líderes de partido.

No obstante, afirma que «España ha pasado de lo que los politólogos Sonia Alonso y Cristóbal Rovira llamaban’ningún país para la derecha radical populista’ a un país en el que la extrema derecha podría apoyar -o, menos probable, unirse- a un gobierno de derechas».

Tal arreglo es precisamente lo que ocurrió en el gobierno regional de Andalucía, donde el PP, Ciudadanos y Vox formaron un gobierno regional de derecha por primera vez en 36 años.

«Si el derecho está al alcance de la mayoría después de las elecciones generales, puede ocurrir algo similar», dice el profesor Field.

Para el profesor Manuel Arias Maldonado, de la Universidad de Málaga, el éxito de Vox se debe en parte a su conocimiento de la historia y a su «discreción».

«Hay que señalar que no muestran abiertamente ninguna imagen franquista», dijo. «No están cometiendo errores graves.

«La gran pregunta[sobre las elecciones] es cuán fuerte será Vox. Existe la sensación de que podrían superar las expectativas, a pesar de las encuestas.

«Pero la razón principal por la que Vox existe es Cataluña: es una reacción al intento unilateral de secesión… de ahí su fuerza.»

¿Podría realmente ganar la derecha?
Una coalición tripartita de la derecha se considera poco probable.

El profesor Teruel advierte que el auge de Vox está llegando a expensas de otros partidos de derechas: el PP o Ciudadanos. Y por primera vez desde la década de 1970, la derecha está «muy fragmentada», algo que podría beneficiar a los opositores de la izquierda.

«La razón principal para votar por el electorado de izquierda es evitar la posible coalición entre los partidos de derecha», dice el profesor Teruel.

Ciudadanos, por su parte, podría apoyar de manera viable una coalición con los socialistas, a pesar de haber rechazado públicamente la idea.

«No estoy seguro de que puedan mantener esta posición si los números dan el potencial de una coalición», dice el profesor Teruel.

«La presión sobre Ciudadanos será muy, muy alta.»

Dejar un comentario