Tecnología

El científico japonés de 90 años sigue soñando con resucitar a un mamut lanudo

Incluso en la jubilación, Akira Iritani, de 90 años, todavía soñaba con resucitar al mamut lanudo prehistórico.

Después de décadas de intentarlo, el biólogo japonés admite que casi se rinde. Pero cuando se enteró de la existencia de un espécimen bien conservado incrustado en el permafrost siberiano en 2012, supo que tenía que investigar.
Resulta que el bebé mamut de 28.000 años, apodado “Yuka”, era justo lo que Iritani quería. En un experimento innovador, su equipo de investigación revivió con éxito las células antiguas de Yuka, reveló este mes la revista Scientific Reports.
“He estado tratando de encontrar células de mamut inactivas durante 20 años, pero como tengo (ahora) 90 años, pensé que debería rendirme y aceptar la muerte”, dice Iritani, una experta en reproducción animal y ex directora del Instituto de Tecnología Avanzada de la Universidad de Kindai en Wakayama, Japón.
“Estoy tan feliz con esta última investigación. Siento como si Yuka estuviera esperando a que la encontrara.”

En el experimento, utilizando un proceso conocido como transferencia nuclear, los científicos japoneses y rusos recolectaron 88 estructuras similares a núcleos del tejido muscular de Yuka y las transfirieron a ovocitos de ratón, células que pueden dividirse para formar un óvulo, o célula reproductiva femenina, en los ovarios.
Iritani luego usó una técnica de imagen de células vivas para ver si las células durmientes reaccionarían.
“Estaba mirando bajo el microscopio por la noche mientras estaba solo en el laboratorio”, dice. “Me emocioné tanto cuando vi que las células se movían. Había estado esperando esto durante 20 años.”
Los mamuts lanudos, que eran del tamaño de los elefantes africanos modernos, murieron hace unos 4.000 años.

No hay nuevos mamuts
Sin embargo, este avance no significa que el equipo de Iritan vaya a clonar mamuts en un futuro cercano.
Las células de Yuka habían sido severamente dañadas durante los milenios. Se necesitan mejores muestras y mejoras en la tecnología de clonación para que el equipo pueda tomar con éxito ADN de mamut e insertarlo en los óvulos de elefante a los que se les ha extraído su ADN.
“La recolección de huevos de elefante es difícil, ya que hay que pensar en el bienestar del animal”, dice Kei Miyamoto, miembro del equipo de investigación de la Universidad de Kindai. “Hasta ahora, hemos confirmado actividad en el embrión del ratón, pero no planeamos replicar el experimento con un embrión de elefante todavía.”

Iritani y su equipo también son conscientes de las cuestiones éticas de su trabajo. Sin embargo, argumenta que comprender mejor las extinciones del pasado ayudará a los científicos a proteger mejor a las especies en peligro de extinción.
“Es por la gente que ciertos animales se han extinguido”, dice Iritani. “Es mi deber preservar las especies.”

Dejar un comentario