Economía

Emprender con una franquicia: consejos prácticos

Abrir un negocio bajo el sistema de franquicia puede ser un buen modo de comenzar con buen pie, siempre que se tengan en cuenta algunos detalles.

Si tienes pensado poner en marcha un negocio, es probable que te hayas planteado montar una franquicia. De este modo cuentas con una marca conocida y un sistema de ventas que está en marcha, algo que sin duda es de agradecer, porque te permite empezar con una parte del trabajo inicial hecho.

Es más, los informes indican que una franquicia tiene menos probabilidades de fracasar que otro tipo de negocio, por lo que no es de extrañar que cada vez más emprendedores se planteen muy seriamente este modelo para su establecimiento. Si es tu caso, ten en cuenta algunos consejos para acertar de pleno.

Infórmate bien de antemano

El primer paso que hay que dar siempre, es recopilar información acerca de las opciones que existen, de este modo no sólo se puede saber cómo hacerlo, sino también los diferentes tipos de negocios que se pueden abrir dentro de un mismo sector. Por ejemplo, abrir una franquicia de restauración exige saber a qué tipo de público te puedes dirigir, cuáles son las mejores zonas o cómo adaptarte a la que has elegido para tener éxito.

Una de las fuentes más importantes de información son los propios franquiciados. Ellos te pueden explicar mejor que nadie cuáles son los desafíos a los que se enfrentaron al principio, así como detalles que han ido descubriendo con el paso del tiempo. Si tienes la oportunidad y sabes qué tipo de negocio vas a montar, no dejes de hablar con alguno de ellos.

Estudia las opciones

Aunque tengas muy claro desde el principio el negocio que quieres poner en marcha, no está de más saber qué otras opciones existen. Ten en cuenta que lo que importa realmente es que el negocio funcione, y puede que, en vez de una hamburguesería, lo que realmente necesita el barrio donde quieres ubicarte sea una lavandería o un pequeño supermercado.

Además, cada vez hay más negocios que funcionan bajo este modelo, así que pásate por alguna de las ferias de franquicias que se celebran a lo largo del año y mira todas las oportunidades que hay a tu alcance. Puede que te lleves una agradable sorpresa y encuentres un negocio que no sólo tenga éxito, sino que funcione mucho mejor que la idea que tenías al principio.

La tecnología, esencial

Una cosa que debes tener muy presente cuando vayas a abrir tu negocio, sea cual sea, es que vivimos en la era digital y no podemos dar la espalda a las nuevas tecnologías. Por tanto, pregunta cuáles son los recursos que proporciona la marca con la que piensas franquiciarte, y con qué otras cosas puedes mejorar dentro de los parámetros que fija cada una de ellas.

En Openexpo Europe 2019 se abordará este tema de un modo interesante, mostrando los avances y la innovación que en muy poco tiempo se podrán ver en muchas empresas. También es una oportunidad para crear conexiones y tomar el pulso al mercado antes de decidir a cuál dedicarte.

En esta feria Expo se dan cita las marcas más prestigiosas relacionadas con el mundo de las nuevas tecnologías, y se presentan las últimas novedades que afectan a todos los sectores, además de ser un nido de relaciones para multiplicar las posibilidades empresariales.

Encontrar financiación

Uno de los desafíos a los que seguramente tengas que enfrentarte, es a encontrar el capital para poner en marcha el negocio. Posiblemente cuentes con fondos propios, y si son suficientes, no tendrás que seguir buscando, aunque a menudo necesitarás otros recursos.

Existen diferentes vías, dependiendo de la cantidad que te haga falta y de otros factores. Por un lado están las denominadas 3 F, familiares, amigos y “locos” (en inglés family, friends & fools), que en muchas ocasiones han sido la base de un emprendedor.

También puedes valorar la opción de los créditos rápidos online si no necesitas una gran cantidad de dinero y el plazo para devolverlo no es muy largo. Por ejemplo, para adquirir material que vas a vender en poco tiempo es una opción interesante, además de no tener que hacer papeleo.

Por otro lado está lo que llamaríamos la financiación tradicional, bancos y entidades financieras que algunas veces tienen convenios con las propias marcas de franquicias. En este caso puede que se tenga que presentar un plan de negocio o entregar documentación para que sea una opción viable.

Estos consejos te pueden orientar ante la posibilidad de montar tu negocio bajo una marca conocida.

Dejar un comentario