Tecnología

Espionaje oculto: una manera efectiva de cuidar aquello que te importa

La seguridad siempre ha estado presente en el día a día de las personas y su evolución está ligada a la del ser humano. El hombre ha visto afectada su seguridad por distintos factores, por lo que las medidas que emplea para protegerse van evolucionando.

Hoy en día, con las nuevas amenazas de seguridad existentes, la tecnología ha logrado posicionarse y contribuir con la seguridad del ser humano, por lo que la videovigilancia es cada vez más común. De esta forma, las cámaras de seguridad se hacen cada vez más necesarias, no solo para las empresas, sino también para los ciudadanos particulares.

Cámaras de seguridad

Tanto las empresas como los ciudadanos particulares, cada vez toman más conciencia de que deben coger las riendas de sus seguridad, por lo que constantemente se están buscando nuevas medidas de protección.

Las cámaras de seguridad han resultado de gran utilidad para captar imágenes importantes, como por ejemplo cuando la cuidadora de los niños no hace correctamente su trabajo. En otros, han servido como herramientas para atrapar criminales o proteger de diferentes formas la seguridad y el bienestar de los ciudadanos.

Los circuitos cerrados de televisión (CCTV), son un método tradicional de seguridad observado comúnmente en tiendas, hogares o espacios públicos, entre otros. Aunque ahora existen otras alternativas más efectivas para la videovigilancia, como por ejemplo las cámaras espía.

Las cámaras espía son dispositivos destinados a la captura de imágenes, ya sean fijas o en movimiento, desde un punto en el que no puedan ser vistas. Es decir, sin que nadie sepa que está siendo grabado.

Gracias a la avanzada tecnología con la que son fabricadas, estas cámaras pueden grabar durante varias horas seguidas y tomar numerosas imágenes fijas.

Características de una cámara espía

Hay una gran variedad de cámaras de seguridad en el mercado. Algunas cuentan con especificaciones más detalladas, como las cámaras espía wifi que disponen de una conexión a Internet y la posibilidad de usarlas en conjunto con un smartphone. Pero en general, todas tienen las mismas características.

El principal atractivo de estas cámaras son sus dimensiones reducidas. Gracias a su ‘tamaño bolsillo’, resultan casi imperceptibles a los ojos de quien no tiene conocimiento de que la cámara está allí.

Asimismo, tienen una alta definición, cuentan con tecnología HD, por lo que pueden grabar excelentes imágenes. Incluso muchas de ellas ya cuentan con visión nocturna, lo que amplía las posibilidades de uso.

Aparte, algunos modelos cuentan con una batería de 8 horas, con lo que no hay que preocuparse porque la cámara se apague durante un buen período de tiempo. De manera adicional, si están enchufadas a la red eléctrica, que es lo que habitualmente sucede cuando son utilizadas en casa, la duración de la batería es ilimitada.

Una gran ventaja de las cámaras de seguridad, es que tienen un sistema que ofrece un funcionamiento bastante sencillo. Cualquier persona puede encargarse de su instalación y configuración sin ningún problema.

¿Por qué una cámara de seguridad?

Las cámaras de seguridad componen una gran alternativa de seguridad frente a las amenazas que puedan darse en el hogar o en el espacio de trabajo. Asimismo, funcionan como un método de protección y para la recolección de datos:

  • Son ideales para utilizar en el hogar, pues existen cámaras de vigilancia ocultas para casa que pasan completamente desapercibidas, que pueden situarse en cualquier estancia de la casa, sin que nadie sepa que están ahí. Perfectas para vigilar cuidadores de niños, personas mayores, empleados o enfermos.  
  • Como sistema de seguridad y protección frente a posibles intrusiones y robos.
  • Una excelente opción para utilizar en el ámbito empresarial de dos formas: tanto como un sistema de vigilancia contra robos e intrusiones, como para instalar en una sala de reuniones donde se necesita grabar algún evento.
  • Pueden también ser utilizadas en los vehículos como sistema de seguridad en coches de alta gama o flotas de vehículos.
  • En un coche convencional para grabar durante la conducción, como medida preventiva frente a accidentes.  

A nivel profesional, las cámaras ocultas también pueden ser utilizadas por investigadores, detectives y profesionales de la seguridad.

Dejar un comentario