Economía

La recomendación de la OCDE dejaría sin pensión de viudedad a 1,5 millones de españoles

La Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE) ha recomendado a los países que la integran que solo abonen pensiones de viudedad a los jubilados, una medida que en caso de aplicarse en España afectaría a un millón y medio de personas y supondría un ahorro aproximado para las arcas públicas de más de 12.000 millones de euros al año.

¿Cómo se explica ese cálculo? Si se tienen en cuenta los datos del Informe Económico-Financiero de la Seguridad Social, a cierre de 2017 en España cobraban la pensión de viudedad un total de 2,36 millones de personas (de los que más del 90% eran mujeres).

Aunque no existen datos desglosados de cuántas de esas personas eran jubiladas, sí se sabe que en total 867.224 personas cobraban a la vez dos pensiones de la Seguridad Social, siendo la mayoría de ellas (en torno a 800.000, según apuntan fuentes de la Seguridad Social a Vozpópuli) personas que cobran a la vez la pensión de jubilación y la de viudedad. 

Se entiende por tanto que el millón y medio restante cobra la pensión de viudedad sin estar percibiendo a la vez la pensión de jubilación, por lo que no son jubilados y, según la OCDE, no deberían recibirla.

La pensión media de viudedad en España a cierre de 2017 era de 649,55 euros mensuales, lo que resulta en una media anual de 7.749,6 eurospara cada viudo.

Impacto en las arcas públicas

Si las maltrechas cuentas de la Seguridad Social dejasen de abonar esa pensión media a un total de 1,56 millones de personas, el ahorro que tendrían sería de entre 11.000 y 12.000 millones de euros al año, una cifra nada despreciable si se tiene en cuenta que el déficit de la Seguridad Social rondará los 20.000 millones en 2018.

La OCDE ha recordado que, junto a Italia y Grecia, España es uno de los países que más gasta en pagar pensiones de viudedad, ya que destina un 2,3% de su Producto Interior Bruto (PIB) a este fin, lo que supone alrededor de 27.000 millones de euros. 

Esta factura podría reducirse considerablemente si España rebaja su gasto anual en 11.000 millones de euros, al excluir del pago de la pensión de viudedad a todas las personas que no estén jubiladas.

No es la primera vez que este organismo pone el foco en la pensión de viudedad y el año pasado ya advirtió de que debería limitarse únicamente a los colectivos vulnerables, una petición a la que se sumaron algunos expertos que se preguntaban si las presidentas del Ibex-35, por ejemplo, necesitan una pensión de viudedad vitalicia en caso de que fallezca su cónyuge.

Dejar un comentario