Sociedad

Por qué es importante un plan de prevención de riesgos laborales en tu empresa

plan de prevención de riesgos

Pese a la situación generada por el estado de alarma, sectores como el de la construcción se incorporaron al trabajo mucho antes que el resto de españoles. Para la mayoría de sus profesionales, por ejemplo, el teletrabajo no fue ni será una opción. No obstante, a la amenaza de contraer coronavirus en sus respectivos puestos se suman los diversos peligros que enfrentan en el día a día.

Con el objetivo de paliar las severas consecuencias que traen consigo, existen empresas de prevención de riesgos laborales en Madrid con las que colaborar para que sean ellos los que se encarguen de la prevenciónEn este artículo te explicamos todo lo que debes saber sobre un plan de prevención de riesgos y el por qué resulta tan necesario.

¿Qué es un plan de prevención de riesgos?

Aunque el concepto es el mismo para todas, el documento se adapta a cada empresa que lo contrata. De esta manera, las distintas decisiones a tener en cuenta por sus trabajadores son más sencillas de incorporar a su gestión y funcionamiento.

Dicha herramienta determina, mediante una jerarquización, las amenazas existentes en el puesto de trabajo en materia de salud y seguridad. Asimismo, informa de qué manera se va a incluir en la actividad de la compañía en cuestión, todos los riesgos asociados a los múltiples cargos y el intervalo de tiempo para llevar a cabo un protocolo de actuación.

¿Cuándo es necesario?

Es obligatorio para cualquier empresa, así como para aquellos autónomos que cuenten con trabajadores a su cargo o autónomos sin trabajadores pero incluidos en la Coordinación de Actividades Empresariales. Si se es autónomo sin trabajadores y, además, no se pertenece a esta última, un plan de prevención de riesgos laborales deja de ser un requisito imprescindible.

¿De qué está compuesto?

El citado documento debe cumplir todos los aspectos estipulados por la normativa por la que se rige la Comunidad de Madrid. Además, tiene que estar a disposición de las autoridades, laborales o sanitarias, que deseen revisarlo o simplemente corroborar su existencia.

En primer lugar, el plan identifica las características de la empresa y describe con la mayor precisión posible las actividades que se llevan a cabo en ella y el número de empleados de los que dispone, entre otros datos. De igual modo, especifica el organigrama de la misma.

Por otro lado, establece la modalidad de prevención seleccionada para su puesta en marcha, así como quiénes van a ser sus responsables. Y, para finalizar, aclara cuál va a ser la política a seguir y los recursos con los que cuenta la compañía.

En definitiva, un plan de prevención de riesgos laborales vela por la seguridad de los empleados de una empresa, pero también facilita una mejora en la calidad del trabajo que allí se está realizando. Cuando una persona se siente protegida en su puesto laboral, la motivación y la proactividad aumentan, al igual que la reputación del negocio. Es decir, lejos de tomárselo como una obligación, cualquier empresa debería ser consciente de que su rendimiento y la obtención de certificaciones pasan por hacer sentir en un lugar seguro a los empleados.