Sociedad

El cambio de dieta y estilo de vida disparará el exceso de peso en 2030

Una revisión científica cifra el sobrecoste para el sistema en casi 3.000 milllones

La epidemia de la obesidad y el sobrepeso lleva años al alza —casi se han triplicado los casos desde 1975, según la Organización Mundial de la Salud (OMS)— y las perspectivas de futuro son poco halagüeñas, también en España. Una investigación del Instituto Hospital del Mar de Investigaciones Médicas (IMIM) de Barcelona, que ha revisado medio centenar de estudios sobre la prevalencia del exceso de peso en España, concluye que ocho de cada 10 hombres y el 55% de las mujeres tendrán sobrepeso u obesidad en 2030. “Si la tendencia se mantiene”, señalan los investigadores, España tendrá más de 27 millones de personas con exceso de peso dentro de 11 años. El estudio, publicado en la Revista Española de Cardiología, apunta, además, que esta imparable epidemia supondrá un sobrecoste de 3.000 millones de euros para el sistema de salud.

El consumo excesivo de alimentos con alto contenido en grasas y en azúcares, la ausencia de frutas y verduras en la dieta, los hábitos sedentarios y la escasez de ejercicio físico agudizan el aumento de peso. No se trata de una cuestión estética, martillean los expertos. Es una cuestión de salud. Detrás del exceso de peso se esconde un elevado riesgo de sufrir numerosas enfermedades como la diabetes, la hipertensión, el ictus o el cáncer.

Los investigadores del IMIM de Barcelona revisaron toda la literatura científica sobre epidemiología de obesidad y sobrepeso en España entre 1987 y 2014 para aproximar la cifra real del exceso de peso dentro del territorio. Los resultados revelaron que en 2016, el 70% de los hombres y el 50% de las mujeres tenían exceso de peso. “Ahora hay 24 millones de personas con exceso de peso, tres millones más que hace una década. En un escenario conservador, si esta tendencia se mantiene, habría otros tres millones más en 2030”, avisa Albert Goday, endocrinólogo del hospital del Mar y autor de la investigación.

Según el estudio, el 80% de los hombres y el 55% de las mujeres en edad adulta tendrán sobrepeso u obesidad. Eso, si la tendencia no se tuerce más. “Las estimaciones las hemos hecho sobre un escenario de si se estabiliza el crecimiento”, avisa Goday. Entre 1987 y 2014, el aumento anual del sobrepeso fue del 0,28% entre los hombres y el 0,10% en las mujeres; el incremento de la obesidad osciló entre el 0,50% en ellos y el 0,25% en ellas. “En los hombres, el exceso de peso es más corriente hasta los 50 años. A partir de ahí, aumenta más la obesidad entre las mujeres. Son cuestiones relacionadas con el metabolismo hormonal. A partir de una edad, a las mujeres les cuesta más controlar su peso”, dice el médico.

Los expertos sostienen que cualquier pérdida de peso, por pequeña que sea, reduce el riesgo de contraer alguna de las enfermedades asociadas. «Es evidente que la obesidad es un problema pluripatológico. No vamos a encontrar la llave ni la vacuna de un día para otro, pero cualquier pequeña intervención ayudará a reducir el riesgo. Aunque uno piense que ha hecho un esfuerzo enorme y solo ha bajado cuatro kilos cuando necesita bajar muchos más, que sepa que con esos cuatro kilos menos ya está reduciendo el riesgo», señala el endocrinólogo del hospital del Mar.

Los investigadores del IMIM también han puesto el foco en el impacto económico que tienen estas patologías para el sistema sanitario. El exceso de peso siempre va asociado al riesgo de desarrollar otras patologías y, por tanto, a requerir más atención sanitaria. y, por tanto, a requerir más atención sanitaria. “Las personas con exceso de peso tienen más ingresos hospitalarios, más cirugías, más tratamientos farmacológicos, requieren más gasto en profesionales…”, enumera Álvaro Hernáez, primer firmante del artículo. El estudio estimó que en el 2016, el sobrecoste fue de 1.950 millones de euros (524 millones más que en 2006). Para 2030, se cifró un aumento del sobrecoste que alcanzaría los 3.000 millones.

Con todo, los expertos señalan que esta tendencia se puede romper con la promoción de hábitos saludables. “Es cuestión de educación sanitaria, pero también de política de precios, como la tasa a los refrescos. Hay que dar más espacio a esos alimentos que hemos arrinconado porque curiosamente son más caros o más difíciles de cocinar”, dice Goday.

El cambio de dieta y estilo de vida disparará el exceso de peso en 2030

La Generalitat de Cataluña implantó en 2017 un impuesto sobre las bebidas azucaradas que aumentaba el precio para el consumidor entre 0,08 y 0,12 euros por envase. Un estudio de la Universidad Pompeu Fabra constató que el gravamen redujo un 22% el consumo de estas bebidas. “Vimos que cuando el precio aumenta sobre el consumidor, el consumo se reduce unas 24 kilocalorías por persona”, apunta Judit Vall, autora de ese estudio y experta en economía de la salud. «No hay una medida única para reducir la obesidad, se tiene que abordar desde diversos ámbito, pero las políticas de precios se ha demostrado que funciona. Lo que pasa es que a la industria no le interesa», agrega.

Aumentar los impuestos a los productos poco saludables es una recomendación de la OMS, pero el Gobierno español todavía no se ha decidido a aplicarlo, La ministra de Sanidad, María Luisa Carcedo, anunció, no obstante, un etiquetado frontal de los productos —a modo de semáforo— según el valor nutricional de los alimentos. Además, apostó por desplegar medidas como la retirada de productos poco saludables de las máquinas de vending o cantinas escolares, una propuesta que ya contemplaba la ley de 2011 de Seguridad Alimentaria y Nutrición pero que, con la entrada del PP al Gobierno, quedó paralizada.

Los expertos coinciden en aplicar medidas preventivas desde la cuna, o antes. “Hay que invertir más recursos y formación en programas a largo plazo. Como implantar en los servicios sanitarios el consejo dietético preconcepcional, para las parejas que quieran ser padres, que se haga un estudio de sus hábitos,si fuman, beben o duermen bien. La obesidad no hay que atajarla a los 50. Hay que prevenirla desde el kilómetro cero”, señala Javier Araceta, profesor de nutrición comunitaria de la Universidad de Navarra. El experto advierte de que si no se mejoran las medidas, también en el entorno escolar, “el pronóstico del estudio será una realidad o incluso superado”.

Dejar un comentario