Economía Política

González creó una paga vitalicia para expresidentes que no necesita justificación con la que ha ingresado casi 2M €

Felipe González creó en 1983 el Estatuto de los expresidentes para asignar a quien hubiera ejercido como presidente “unas prerrogativas y unos medios de asistencia” dignos de ese puesto. En ese decreto, se incluyó una dotación para “gastos de oficina, atenciones de carácter social y, en su caso, alquileres de inmuebles“.

Todas las atenciones recogidas en esta ley tenían una validez de cuatro añosdesde que se abandonaba la Presidencia y la dotación un importe fijo de unos 15.000 euros (2 millones y medio de pesetas).

Sin embargo, González reformó el Estatuto en 1992 para que esa dotación fuera vitalicia y que el importe se fijara completamente a través de los Presupuestos Generales del Estado.

Lo han negado siempre

González nunca ha querido hablar de “pensión” sino de “asignación” o “dotación”. En la redacción del Estatuto se concretó a qué se debía destinar el uso de esta dotación pero no se incluyó la exigencia de justificación de los gastos. Por lo tanto, los expresidentes pueden utilizar ese dinero como quieran sin que exista ningún tipo de control, es decir, como si fuera una paga vitalicia.

Felipe González abandonó la Presidencia del Gobierno en 1996 y, desde entonces, se ha convertido en el expresidente más beneficiado de esta dotación vitalicia: casi 2 millones de euros.

Como expresidente, González ha obtenido 1.886.344 euros gracias a esta norma. Un dinero que ha estado ingresando mientras era consejero en Gas Natural pero también mientras cobraba un sueldo público. Entre 1996 y 2004, Felipe González estuvo recibiendo esta dotación al mismo tiempo que cobraba como diputado en el Congreso.

Desde que perdió las elecciones en 1996 hasta el año 2000, González fue diputado por Madrid y entre 2000 y 2004 por Sevilla.  Sin embargo, aunque cobraba la dotación como expresidente y el sueldo como diputado, según la información del Congreso, en esos años González sólo intervino en cuatro ocasiones en el Parlamento entre 1996 y 1997. De hecho, no hay rastro de ni una sola iniciativa parlamentaria por parte del histórico dirigente socialista.

Dejar un comentario