Sociedad

El Gobierno tumba el ‘impuesto al sol’ para relanzar el autoconsumo

El primer Gobierno de Mariano Rajoy aprobó en octubre de 2015, apenas dos meses antes de las elecciones generales, la nueva regulación de producción eléctrica para autoconsumo y que, según los críticos, en la práctica lo hacía inviable por las condiciones burocráticas, técnicas y por los recargos económicos que imponía.

Entre estos últimos, se incluía el impuesto al sol, la etiqueta que consiguieron popularizar las asociaciones empresariales de renovables y los grupos ecologistas para definir el obligado pago de un peaje específico por los autoconsumidores sobre la energía producida en casa, no sólo por la consumida de la red.

El Consejo de Ministros ha dado este viernes un paso para eliminar las “barreras regulatorias” que, hasta el momento, “han dificultado y desincentivado la implantación del autoconsumo eléctrico en España”. El Gobierno reconoce como un derecho de los ciudadanos autoconsumir energía eléctrica sin peajes ni cargo: esto es, queda derogado el impuesto al sol.

“Por fin este país se libra del absurdo del que se han mofado los expertos internacionales que es el impuesto al sol”, ha dicho la ministra para la Transición Ecológica, Teresa Ribera, en la rueda de prensa posterior al Consejo, en la que ha presentado un extenso plan de choque con medidas para frenar la subida de la luz y para elevar la protección de los consumidores eléctricos.

La nueva regulación también simplifica los trámites burocráticos y técnicos requeridos por la normativa vigente, como la inscripción en el registro administrativo de instalaciones de producción de energía eléctrica que no superen los 100 kilovatios.

Y al tiempo se impulsa la fórmula del autoconsumo compartido por parte de varios consumidores, vetada por el Gobierno anterior y cuya prohibición anuló el Tribunal Constitucional. El Ministerio para la Transición Ecológica subraya que las instalaciones renovables que son compartidas por varios vecinos sirven para aprovechar las economías de escala, en un país en que un 65% de la población vive en edificios plurifamiliares.

Según la tesis del Ministerio para la Transición Ecológica, entre las ventajas del autoconsumo estaría su capacidad para reducir el precio de la electricidad. Desde el departamento de Teresa Ribera se entiende que el autoconsumo contiene las subidas del precio del mercado eléctrico tanto al disminuir la demanda (quien autoconsume compra menos al mercado) como por aumentar la oferta (si hay excedente, puede haber más energía negociada en el pool)

¿Quién paga el peaje?

El anterior Gobierno, con Álvaro Nadal al frente del Ministerio de Energía, defendía que su regulación era “justa y eficiente”, dado que simplemente hacía que los autoconsumidores paguen, como los demás usuarios, también los costes fijos del sistema eléctrico (el 70% de los cuales se paga a través del término de potencia del recibo de la luz de todos los usuarios  y el 30% restante con una parte variable incluida en el término de energía de la factura).

“El negocio del autoconsumo es trasladar parte de los costes al resto de consumidores. Sin el cargo compensatorio, los autoconsumidores trasladarían entre un 15 y un 20% de su recibo al resto de hogares”, esgrimía Nadal insistentemente.

El ex ministro Nadal aprovechó su primera comparecencia en el Congreso de los Diputados –en diciembre de 2016- para hacer una defensa a ultranza de la regulación del autoconsumo eléctrico diseñada el Ejecutivo de Rajoy y para lanzar un órdago a toda la oposición y retarla a derogar la norma: “Ustedes tienen mayoría [en el Congreso], háganlo. Podrían hacerlo, háganlo”. Y el Gobierno de Pedro Sánchez ha aceptado ahora aquel órdago.

Dejar un comentario