Sociedad

La importancia de prestar mantenimiento oportuno a un ascensor

instalación y mantenimiento de ascensores

Los elevadores son un componente muy importante en las edificaciones con más de dos plantas, principalmente en edificios donde hay muchas más y su uso es más que esencial. Son equipos que se deben mantener siempre en perfectas condiciones para que funcionen correctamente y no se dañen en los momentos más inoportunos, por eso es fundamental realizar sus mantenimientos adecuados periódicamente.

En todo edificio de muchas plantas, y hasta en casas unifamiliares que tenga más de dos, es normal encontrar uno o más elevadores para solventar las distintas necesidades de movilidad. Son equipos esenciales que siempre deben estar en perfecto estado de funcionamiento para evitar que puedan fallar y afectar a sus usuarios.

Afortunadamente, hay empresas de servicios de instalación y mantenimiento de ascensores en Alcalá de Henares que cumplen muy bien con su misión de revisar con periodicidad los equipos y sistemas que integran estos sistemas, para hacer las reparaciones que hagan falta y, en general, velar por su buen funcionamiento.

Son compañías especializadas en esas áreas, que tienen los equipos técnicos profesionales, la experiencia y la tecnología para hacer los trabajos adecuados y garantizar la total operatividad de los aparatos elevadores que se tengan a cargo.

¿Qué empresa contratar?

El mantenimiento de ascensores es un trabajo muy delicado que requiere específicos conocimientos técnicos en el área y personal profesional altamente cualificado que sepa hacer con precisión las tareas necesarias. Es algo que no todos hacen con la calidad que se requiere, y que solo agencias especializadas en este sector están capacitadas para asumir con responsabilidad.

Por eso, ante todo, se debe elegir muy bien la empresa que deba prestar el servicio de mantenimiento de los ascensores de la comunidad de propietarios, del edificio de oficinas o de la casa unifamiliar, por cuanto de ello dependerá que se pueda contar siempre con  equipos en perfectas condiciones y se puedan minimizar los riesgos de que se presenten fallos o averías que puedan afectar a la armonía y a la tranquilidad de todos.

Contratar la compañía correcta es fundamental para cumplir con los requerimientos técnicos de mantenimiento, y con las normativas legales del ayuntamiento de Alcalá de Henares que regulan la instalación, así como el funcionamiento y mantenimiento de ascensores en esta localidad, y que además, debe ser responsable y poder atender cualquier emergencia a la hora que se presente.

Ese tipo de empresas se pueden encontrar en internet, solo hay que revisar bien sus páginas web, trayectoria, referencias de otros usuarios y clientes, y los servicios y planes de mantenimiento que ofrecen, para ver cuál se adapta mejor a las necesidades y presupuestos en cuestión.

Habitualmente estas agencias de servicios tienen una variedad de paquetes o planes que varían en cobertura y precios, de forma que se adaptan a cualquier presupuesto y requerimiento. Cualquier opción que se elija, servirá con el objetivo de dar un correcto y oportuno mantenimiento a los elevadores para cumplir con las exigencias legales establecidas en las normativas jurídicas correspondientes.

Tipos de mantenimiento

Hay esencialmente dos tipos de mantenimientos que se deben hacer en los ascensores: el preventivo y el correctivo, que siempre están contemplados en los diversos contratos de servicios que ofrecen las empresas especializadas y que se brindan de distintas formas, dependiendo del plan contratado.

El mantenimiento preventivo, como su nombre indica, tiene por propósito prevenir que se presenten averías o fallos que puedan afectar al buen funcionamiento de los equipos, para lo cual se deben hacer revisiones periódicas de todos los sistemas involucrados, para verificar que trabajen bien y no presenten riesgos de poder dañarse. Si en esas inspecciones se ven posibles fallos, lo más correcto será corregirlos de inmediato.

En estas revisiones de mantenimiento también se sustituyen piezas o componentes que, pese a estar funcionando bien el ascensor, deben cambiarse por haber cumplido su vida útil y pueden estar a punto de dañarse, lo cual ocurre habitualmente con las poleas o los cables, por ejemplo, que tienen sus tiempos estipulados de funcionamiento, tras el cual deben sustituirse, aunque se vean bien a simple vista.

También está el mantenimiento correctivo, que consiste en la intervención inmediata de los técnicos para la reparación de algún desperfecto que se presente en los equipos y que pueda afectar de alguna manera a su correcto funcionamiento. Estas situaciones son normales y pueden suceder, incluso, aunque se tenga un minucioso plan de mantenimiento preventivo, ya que al ser máquinas, no son infalibles y pueden dañarse en cualquier momento.

Dependiendo del plan que se elija, la empresa prestadora del servicio hará todas las reparaciones e, incluso, colocará todos los recambios que sean necesarios, todo dependerá de la cobertura que tenga el paquete contratado.

Cualquier plan de mantenimiento debe incluir una atención de emergencias 24/7, es decir, las 24 horas del día, para los 365 días del año, sin importar la hora que sea o si se trata de domingo o días festivos. Es decir, cuando algún ascensor se queda trabado con personas dentro del mismo, la empresa contratada está en la obligación de enviar un equipo de inmediato para resolver el problema y, principalmente, para ayudar a sacar a los usuarios del mismo.

Por qué es importante un buen mantenimiento

Los elevadores tienen piezas mecánicas y componentes electrónicos que, como es normal, con el paso del tiempo se van desgastando y deteriorando, hasta el punto de llegar a dejar de funcionar en cualquier momento. A veces ese desgaste no es notable a simple vista, pero puede estar ahí, lo cual solo pueden detectar los técnicos profesionales que se encargan de esas tareas.

Si se deja pasar el tiempo y no se hacen las revisiones debidas, ni las sustituciones de piezas correspondientes, lo más seguro es que dicho desgaste pase factura y la pieza afectada, el cable viejo o el sistema colapsado, simplemente deje de funcionar y atente contra el correcto funcionamiento del elevador.

Para evitar esas situaciones, se deben hacer los mantenimientos preventivos necesarios y no esperar a que se dañe una parte para entonces corregir la avería. Lo correcto es adelantarse ante cualquier contingencia y prevenirla, en esto está la clave para estar tranquilos y contar con un ascensor siempre funcional y operativo.

Dejar un comentario