Salud

Cuidando de lo físico y lo emocional: la plenitud sanitaria que mereces

físico y emocional

Cuidar de la salud no es algo que podamos tomar a la ligera, puesto que nuestro bienestar determina de manera transversal las condiciones de vida a las que estamos supeditados. A su vez, cabe mencionar que el estado de nuestro organismo depende de una convergencia íntegra entre lo físico y lo psicológico, siendo imposible entender la plenitud de una sin la otra. Por lo tanto, es prioritario dar con aquellos servicios y tratamientos que, llevados a cabo por profesionales de alto nivel, nos permitan obtener esa armonía que necesitamos para afrontar el día a día.

Tratamientos de contacto para el bienestar físico

La rutina a la que estamos expuestos, tanto si trabajamos en movimiento como si lo hacemos sentados en una silla, tiende a derivar en un amplio marco de trastornos físicos que, por desgracia, suelen generar toda clase de dolores. La espalda, el cuello o los hombros son las partes más afectadas del cuerpo como consecuencia de malas posturas; motivo por el que un servicio de fisioterapia osteopatía en Madrid se presenta como un recurso de primera necesidad.

Este ámbito, al tomar contacto directo con el cuerpo, genera un gran alivio en el malestar más inmediato. Sin embargo, esto no sería posible sin un estudio previo que determine las condiciones personales de cada paciente de forma individual, dejando de lado diagnósticos generalistas que puedan terminar empeorando la situación. Debido a ello, es fundamental llevar a cabo un análisis del sistema músculo-esquelético y acompañarlo de una valoración global que establezca potenciales relaciones del dolor con síntomas viscerales o craneales.

Sabiendo esta particularidad, pronto nos percatamos que cualquier dolor puede estar asociado a un tratamiento de estas características. Las dolencias que vamos sufriendo terminan condicionando notoriamente la cotidianidad y la solución muchas veces está más cerca de lo que pensábamos; motivo por el que carece de sentido no tomar medidas y actuar con inmediatez para solventar las complicaciones más duras en materia física.

De la misma manera, no podemos dejar de lado las lesiones que podemos llegar a sufrir. Hasta el más pequeño de los daños, como una torcedura de tobillo, puede derivar en graves consecuencias que nos acompañen durante meses o, incluso, años. Mediante ciertos tratamientos, como la terapia manual, el vendaje neuromuscular o, entre muchos otros, la inducción miofascial, encontramos la solución y posterior rehabilitación a las lesiones acontecidas sin efectos secundarios a corto o largo plazo.

Convergencia entre la salud física y la emocional

Tradicionalmente, la sociedad ha entendido el bienestar como algo dependiente exclusivamente de la salud física; un error que poco a poco hemos ido superando. De nada sirve estar en nuestro mejor momento fisiológico si lo emocional está hundido y, a su vez, es muy probable que la psicología se vea afectada cuando suframos dolores o lesiones. Por lo tanto, encontramos una convergencia entre ambos aspectos en la que la fisioterapia y la osteopatía serán de gran ayuda.

Aliviar las afecciones sufridas, como es de esperar, repercute directamente en el confort cotidiano, en el descanso y hasta en el propio humor. Sin embargo, más allá de los tratamientos previamente mencionados, cabe destacar la clara relevancia de técnicas como el yoga o el pilates que, asociados a este sector sanitario, también van a velar por la armonía plena de todo individuo.

Ciertos ejercicios nos permiten liberar energías, mejorar la flexibilidad, mantener el cuerpo joven, ganar fuerza y potencia muscular u optimizar las funciones básicas del organismo. Una serie de actividades que, dadas de la mano con las técnicas de contacto directo de los mejores profesionales, van a constituir las bases de una vida libre de dolores y, por lo tanto, con una salud emocional mucho mejor cuidada.

Así pues, está en nuestras manos conocer todo lo que envuelve al cuidado del cuerpo y de la mente, llevando a cabo un seguimiento exhaustivo en el que la plenitud quede de manifiesto. Hay mucho en juego cuando hablamos de salud y, por suerte, tenemos los recursos pertinentes a nuestro alcance.

Dejar un comentario