Sociedad

Los científicos advierten que dejen de abusar de la tierra

Los científicos deben condenar enérgicamente el daño que se está haciendo a la superficie terrestre del planeta.

Las actividades humanas han llevado a la degradación de los suelos, a la expansión de los desiertos, a la tala de bosques, a la expulsión de la vida silvestre y al drenaje de las turberas, dirán.

En el proceso, la tierra ha pasado de ser un activo que combate el cambio climático a ser una fuente importante de carbono.

Los científicos dirán que hay que poner fin a este abuso de la tierra para evitar un calentamiento climático catastrófico.

¿Cómo puede la tierra protegernos del cambio climático?

Las tierras sin cultivar cubiertas de vegetación nos protegen del sobrecalentamiento porque las plantas absorben el gas de calentamiento CO2 del aire y lo fijan en el suelo.

Pero los científicos reunidos en Ginebra, Suiza, dirán que la forma en que cultivamos y cultivamos la madera aumenta las emisiones de dióxido de carbono.

Se estima que entre un cuarto y un tercio de todas las emisiones de gases de efecto invernadero provienen del uso de la tierra.

Los científicos advertirán de una batalla por la tierra entre múltiples demandas en competencia: biocombustibles, material vegetal para plásticos y fibras, madera, vida silvestre, papel y pulpa, y alimentos para una población creciente.

Su informe dirá que necesitamos tomar decisiones difíciles sobre cómo usar el suelo del mundo.

Y ofrecerá otra advertencia de que nuestra hambre de carne roja está ejerciendo una enorme presión sobre la tierra para producir alimentos para animales, además de contribuir a la mitad de las emisiones mundiales de metano -otro gas de efecto invernadero-.

¿Qué es el informe?

El documento está siendo finalizado esta semana por científicos y funcionarios gubernamentales del Grupo Intergubernamental de Expertos sobre el Cambio Climático (IPCC) de la ONU.

Se convertirá en el informe más autorizado hasta ahora sobre la forma en que usamos y abusamos de la tierra. Los científicos esperan que dé mayor prominencia a la cuestión del uso de la tierra en las negociaciones sobre el cambio climático.

En su centro estará la paradoja de que la tierra puede ser una fuente de emisiones de CO2, o un sumidero de emisiones de CO2.

La cuestión es cómo lo usamos.

¿Por qué es un problema?

Por ejemplo, las tierras pantanosas del este de Inglaterra, una enorme extensión de turba de tierras bajas.

En su estado natural, está saturado de agua. Pero a lo largo de los siglos, el 99% ha sido drenado para la agricultura. Los cultivos alimentarios no crecen en las turberas.

El 1% restante no drenado es Wicken Fen, una parcela propiedad de la organización benéfica National Trust, donde la tierra negra y blanda aún tiene 4 metros de profundidad.

Las tierras de cultivo drenadas de los alrededores son notablemente más bajas, ya que al ser drenadas la turba se ha reducido a sólo 50 cm de espesor.

Entre el 1% y el 2% de los suelos de las tierras de cultivo drenadas se siguen perdiendo cada año.

Fens

Esto se debe a que cuando la turba se expone al aire, se oxida y produce CO2.

Pero aquí está el problema: los campos de turba son también una de las tierras de cultivo más productivas del Reino Unido, conocidas como Black Gold.

Los agricultores quieren cultivar alimentos con ellos, no empaparlos para ahorrar carbono.

Un joven agricultor, Charles Shropshire, me dijo que le preocupaba la pérdida de carbono de sus campos.

Ya está descubriendo que el cambio climático actual está alterando los patrones de crecimiento.

Así que ahora está adoptando las llamadas técnicas de «agricultura regenerativa», como arar a poca profundidad, mantener la tierra cubierta de vegetación en invierno y utilizar el riego por goteo.

Está dispuesto a experimentar con ideas del National Trust tales como rehumedecer la tierra durante el invierno, o cultivar musgo esfagno para su uso en tratamientos de belleza o canastas colgantes.

Pero muchos otros agricultores no quieren cambiar la forma en que dirigen su negocio.

Y en todo el mundo encontrarás historias similares en las que los agricultores se esfuerzan por aumentar la producción de los alimentos que la gente quiere, lo que puede afectar negativamente a la tierra a largo plazo.

Parte del problema es que el consumo de carne y aceites vegetales se ha duplicado desde la década de 1960.

¿Podemos resolver el problema?

Los científicos dicen que el problema es enorme. Admitieron que será difícil de resolver, especialmente porque la agricultura de conservación implicaría enseñar a 500 millones de agricultores a trabajar de manera diferente.

Creen que tenemos que hacerlo:

Proteger tanto bosque natural como podamos, particularmente en los trópicos.
Cambiar las dietas para comer menos carne roja y más verduras
Salvaguardar las turberas y restaurarlas cuando sea posible
Cultivar plantas y árboles para producir energía… pero sólo a pequeña escala local
Hacer más agroforestería, donde los cultivos alimentarios se mezclan con los árboles.
Mejorar las variedades de cultivos

¿Se han acordado las soluciones?

Todavía hay algún debate. Una opción es concentrar la agricultura intensiva en la menor superficie posible de tierra, a fin de dejar que la mayor cantidad posible de tierra natural absorba el CO2.

Otra opción es cultivar de una manera menos intensiva y más respetuosa con el clima, pero eso significa ocuparse de más tierras naturales para compensar.

De cualquier manera, el informe advertirá que los agricultores más pobres serán los más afectados por el calentamiento global, y que serán los menos capaces de permitirse nuevas tecnologías para cambiar la forma en que cultivan.

Kelly Levin, del grupo de expertos estadounidenses en ecología WRI, dijo a BBC News que el informe debería presionar a los políticos para que reduzcan las emisiones de combustibles fósiles.

Ella dijo: «Si consideramos el problema del clima ahora, piensa en cuánto más difícil será sin que la tierra sirva como un gran sumidero para las emisiones de dióxido de carbono.»

¿Cambiará el informe las políticas?

El profesor John Boardman, del Instituto de Cambio Ambiental de Oxford, nos dijo que el cambio climático ya estaba causando erosión del suelo en el sur de Inglaterra a través de lluvias más intensas.

Pero advirtió: «Debemos reconocer que en la mayor parte del mundo, un poco más o menos de lluvia o calor es irrelevante en comparación con las presiones humanas.

«(En algunas áreas) si cambiamos el uso de la tierra de trigo de invierno a maíz, triplicamos el riesgo de erosión.»

La profesora Jane Rickson de la Universidad de Cranfield, Reino Unido, nos dijo: «El aumento de las temperaturas y el aumento de las precipitaciones agravarán la erosión del suelo, la compactación, la pérdida de materia orgánica, la pérdida de biodiversidad y los deslizamientos de tierras…. muchos de los cuales son irreversibles.

«Espero que el informe final del IPCC sea lo suficientemente sólido como para motivar a los políticos y a los administradores de tierras a implementar políticas y prácticas que permitan revertir, mitigar y adaptarse a la crisis climática».

Dejar un comentario