Sociedad

¿Por qué Rosalía atrae a tantos ‘haters’ en su país de origen?

La estrella internacional sigue dividiendo a la opinión pública en España, ya sea por su forma de cantar flamenco o por su postura ante el movimiento independentista catalán.

Hay tres cosas que encontrarás en los baños de los festivales de música: drogas, malos olores y opiniones. Tras el concierto de Rosalía en Primavera Sound en junio, los seguidores de la cantante barcelonesa la calificaron de «diosa», mientras sus detractores se quejaban: «Hizo lo mismo en Coachella», «era tan poco atractiva», y «la prefería cuando no era un producto de marketing». Estas sentencias son tres gotas en el maremoto de la opinión pública contra Rosalía, un fenómeno que ha ido creciendo a medida que la cantante se ha ido haciendo cada vez más exitosa.

Rosalía ha sido criticada por cantar flamenco cuando no es gitana, como si llevara «un disfraz» que se puede poner o quitar a voluntad. En un mensaje en Twitter, la activista gitana Noelia Cortés le dijo a Rosalía: «No puedo soportar que tengas más oportunidades que las mujeres gitanas que han estado cantando sobre sus raíces desde que eran niños.» También ha sido acusada de profanar la tradición del flamenco puro (el famoso cantaor Camarón de la Isla recibió una crítica similar a principios de los años ochenta). Y cuando la cantante de 25 años ganó dos Grammy Latinos en 2018, fue atacada por no mencionar «la represión sufrida por el pueblo catalán», en referencia al movimiento independentista catalán y a los líderes separatistas detenidos por su implicación en la campaña de secesión de 2017. De hecho, Quim Torra, el primer ministro regional de Cataluña y partidario de la línea dura del movimiento independentista, se negó a felicitar al cantante.

A quienes la han criticado por no defender la independencia, Rosalía les ha dicho que «me gustaría tener más conocimientos para opinar sobre un tema tan delicado, mi opinión no es más importante que la de los demás». A quienes la han acusado de apropiación cultural, les ha señalado sus estudios académicos, admitiendo su posición privilegiada y deseando que su éxito traiga mayor visibilidad a los artistas gitanos.

Pero las controversias que rodean a Rosalía van más allá de su postura sobre el movimiento independentista catalán e incluso han dado lugar a subcontroversias. Por ejemplo, cuando la Asociación de Gitanas Feministas por la Diversidad la acusó de hacer que la canción de Los Chunguitos Me Quedo Contigo sonara menos «gitana», muchos criticaron a la organización por ser sexista, argumentando que era injusto atacar a Rosalía y no a cantantes masculinos como Antonio Vega o al músico franco-español Manu Chao que también han interpretado versiones de la canción.

Rosalía with her two MTV Video Music Awards.

Rosalía se ha convertido en el centro de una guerra cultural que desde hace años se vive en las redes sociales, en los bares y entre amigos. Los que dicen odiar a Rosalía no se contentan con quejarse de que no les gusta su música, sino que quieren tirar a la cantante de su pedestal y convencer a sus fans de que se equivocan con ella. Esta estrategia ofensiva a menudo significa saltarse el hecho de que Rosalía pasó 18 meses componiendo, produciendo y mezclando su álbum «El Mal Querer» de forma independiente, y sólo después de la respuesta a las canciones Malamente y Pienso en Tú Mirá (ella pagó por hacer los videoclips de ambos temas) Sony le ofreció un contrato. A los que odian a Rosalía también les falta algo muy obvio: cuando una canción tiene éxito, es simplemente porque gusta a mucha gente. Mientras algunos argumentan que los medios de comunicación españoles han exagerado su éxito en los Estados Unidos, los hechos la respaldan.

Rosalía ha actuado en tres festivales internacionales de música: Coachella, Glastonbury y Lollapalooza. Contribuyó a la banda sonora de la exitosa serie Game of Thrones, y también ha trabajado con estrellas internacionales como Pharrell Williams, Billie Eilish y Dua Lipa. El ex presidente estadounidense Barack Obama incluyó su canción Con Altura en su lista de canciones de verano, y se rumorea que Rosalía grabará una canción con Beyoncé. Pero todavía hay gente que piensa que todo es publicidad. Como si Rosalía pudiera engañar al The New York Times que la llamó «la Rihanna del flamenco» en un perfil en profundidad. Negar el éxito internacional de Rosalía es como creer que la Tierra es plana.

La mayoría de sus críticos se pierden una fiesta a la que todos están invitados. Rosalía tiene una canción para todos los gustos, ya sea flamenco, latino o urbano. Quienes se niegan a disfrutar de su música olvidan que es mejor bailar que odiar. Al final del día, a sus fans no les importa que otras personas critiquen a la cantante. Además, incluso la gente a la que no le gusta Rosalía no se va a perder ninguna de sus actuaciones. Su éxito es innegable.

Dejar un comentario