Política

El español Pedro Sánchez pierde votos para formar gobierno

El primer ministro español, Pedro Sánchez, no ha conseguido los votos parlamentarios necesarios para formar un gobierno tras el rechazo de un acuerdo de coalición.

El líder socialista necesitaba el apoyo del partido de izquierda Podemos, pero sus ministros se abstuvieron en la votación del jueves, calificando el acuerdo de «inaceptable».

El partido PSOE del Sr. Sánchez obtuvo el mayor número de escaños en las elecciones de abril, pero no alcanzó la mayoría.

Ahora tiene dos meses más para encontrar una solución o enfrentarse a una elección general.

Sería la cuarta en cuatro años.

Antes de la votación del jueves, Sánchez dijo que lamentaba que no se pudiera llegar a un acuerdo de coalición con Podemos.

«Hemos demostrado una noble voluntad de llegar a un acuerdo», dijo, y añadió que las propuestas de su partido habían sido rechazadas «una tras otra».

Podemos dijo que a sus ministros sólo se les habían ofrecido papeles «inexistentes o vacíos» dentro del gobierno, y que el líder Pablo Iglesias sugirió que los socialistas habían mostrado a su partido una falta de «respeto».

El Sr. Sánchez perdió su primera votación de confianza tras las elecciones del martes y la segunda por 155 votos a favor, 124 en contra y 67 abstenciones. La sesión en el parlamento fue suspendida después de su derrota.

¿Cómo hemos llegado hasta aquí?
El resultado del jueves sigue a semanas de negociaciones frustradas y de agitación política.

El miércoles se rompieron las negociaciones de coalición y los socialistas de Sánchez rechazaron las demandas de Podemos de ocupar puestos clave en el Gobierno.

La vicepresidenta en funciones del partido socialista, Carmen Calvo, dijo que Podemos «nos ha pedido literalmente que les demos el gobierno» en lugar de formar una coalición conjunta.

Algunos partidos más pequeños habían dicho que apoyarían al Sr. Sánchez, pero sólo si se llegaba a un acuerdo con Podemos. Los partidos de derecha españoles, por su parte, se negaron a apoyarle.

Mientras que la votación del martes requirió que el Sr. Sánchez obtuviera una mayoría absoluta de 176 escaños en el parlamento de 350 escaños del Congreso, la votación del jueves requirió una mayoría simple de apoyo de los legisladores.

¿Cuáles fueron los puntos conflictivos?
A cambio de unirse a una coalición, Podemos había pedido puestos clave como viceprimer ministro y roles sociales en su gabinete a cargo del medio ambiente, la igualdad, el empleo y la economía.

Pero después de las últimas conversaciones del miércoles, Podemos dijo que había habido «pocos avances en las propuestas del PSOE», argumentando que los socialistas querían reservarse los ministerios de asuntos sociales para ellos mismos. El primer ministro insistió en que había hecho una buena oferta.

El Sr. Iglesias ya había acordado no buscar un puesto ministerial por su cuenta, en un intento de llegar a un acuerdo.

Los dos líderes han intentado durante meses encontrar un terreno común y las tensiones se han desbordado durante un debate a principios de semana, cuando el Sr. Iglesias acusó al primer ministro provisional de ofrecer sólo funciones «cosméticas».

Por otra parte, el Sr. Sánchez dijo que el Sr. Iglesias, cuyas opiniones sobre la cuestión de la independencia de Cataluña difieren marcadamente de las suyas, era «el principal obstáculo» para llegar a un acuerdo sobre una nueva coalición.

Entre los partidos más pequeños que pudieron votar el jueves en el Parlamento se encontraban el conservador Partido Popular (PP), el derechista Ciudadanos (Citizens), el separatista de centro-izquierda de Izquierda Republicana Catalana (ERC) y el de extrema derecha Vox.

¿Por qué es tan importante Cataluña?
El futuro de la región semiautónoma del noreste de España ha sido políticamente explosivo desde que los líderes de Cataluña celebraron un referéndum de independencia en octubre de 2017. El voto había sido proscrito por España, pero la dirección separatista siguió adelante y luego declaró su independencia de España.

La cuestión fue una de las principales razones por las que se celebraron las elecciones rápidas de este año, ya que los separatistas catalanes retiraron su apoyo en un momento clave del mes de febrero. Una docena de líderes catalanes fueron a juicio en Madrid el mismo mes, acusados de rebelión y sedición, y los diputados separatistas querían concesiones del gobierno.

El Sr. Sánchez ha tratado de reducir las tensiones con la región y se ha enfrentado a las críticas de otros opositores políticos.

Su administración se ha comprometido con el gobierno independentista, manteniendo conversaciones con el actual presidente catalán Quim Torra, lo que ha llevado al líder del PP, Pablo Casado, a calificarlo de «el mayor villano de la historia democrática de España».

Ciudadanos también ha acusado al Sr. Sánchez de ponerse del lado de «enemigos de España» y de querer «liquidar» el país.

Dejar un comentario