Tecnología

Porsche se prepara para liderar la carga en el salón de Frankfurt

El Salón del Automóvil de Frankfurt, que comenzará a finales de esta semana, mostrará algunos de los nuevos modelos más emocionantes que la industria automovilística ha producido en años. Sin embargo, incluso los organizadores admiten que el evento no es exactamente lo que solía ser.

En el interior de las amplias salas de exposición, una serie de nuevos diseños eléctricos de alta tecnología sin duda llamarán la atención.

Pero fuera de las oscuras nubes políticas se vislumbran, y entre bastidores es probable que las legiones de ejecutivos adecuados se preocupen – por las tensiones comerciales, la caída de las ventas en los mercados clave y, por supuesto, Brexit.

La Internationale Automobil-Ausstellung, o IAA, sigue siendo uno de los mayores salones del mundo. Habrá más de 800 expositores de 30 países, repartidos en un área del tamaño de 24 campos de fútbol.

Sin embargo, aunque los principales fabricantes de automóviles alemanes -VW Group, Daimler y BMW- estarán decididos a exhibir sus productos en su evento en casa, faltarán otros grandes nombres, entre ellos Toyota, Nissan y Fiat Chrysler.

Esta ha sido una tendencia durante varios años, y no sólo en Frankfurt.

Exponer en ferias de automóviles es caro, mientras que los fabricantes están invirtiendo enormes sumas de dinero en el desarrollo de nuevas tecnologías, como los coches eléctricos y los sistemas autónomos, y sus presupuestos están bajo presión.

Mientras que los grandes eventos como la IAA atraen mucha publicidad, también hay una gran competencia por los titulares. No es de extrañar, pues, que los fabricantes de automóviles sean cada vez más exigentes en cuanto a dónde y cuándo exhiben sus productos.

Spectators at the booth of German carmaker Mercedes at the 2017 Frankfurt Motor Show

El fabricante estadounidense Ford, por ejemplo, a menudo prefiere realizar grandes lanzamientos de productos en eventos internos.

«Creemos que estos eventos proporcionan un ambiente más enfocado en el que podemos tomarnos el tiempo con nuestra audiencia en lugar de estar en el ajetreado escenario de un show de autos», dice el vocero John Gardiner.

Mientras tanto, la asociación de la industria automotriz alemana, la VDA, que organiza la feria de Frankfurt, es muy consciente de que el mundo está cambiando. Quiere prestar más atención que nunca a las nuevas tecnologías, como la electrificación, la conducción automatizada y la conectividad.

Como dijo el presidente de la VDA, Bernhard Mattes, en una conferencia de prensa previa al evento, «hemos refundido la IAA como la plataforma internacional para la movilidad individual del futuro».

Con este telón de fondo, no es de extrañar que muchas de las mayores atracciones de la feria sean eléctricas.

Entre ellos se encuentra el nuevo Porsche Taycan. Inaugurado oficialmente la semana pasada, es el primer modelo totalmente eléctrico producido por el fabricante de Stuttgart, y entra en producción hoy mismo en una nueva fábrica.

Tiene una velocidad máxima de 161mph, y es capaz de acelerar de 0-60mph en 3.2 segundos, mientras que tiene un rango de 279 millas entre cargas.

Esto lo convierte en un deportivo de buena fe, aunque los críticos se han apresurado a señalar que en términos de rendimiento todavía le queda mucho camino por recorrer para igualar a su rival más cercano: el bien establecido y más barato Tesla Model S.

Ford's 2020 Mustang Shelby GT 500 at the North American International Auto Show in Detroit. January 15, 2019

Pero posiblemente más significativo en términos industriales es el nuevo ID.3, un hatchback alimentado por batería que será presentado en Frankfurt.

Tras el escándalo de las emisiones de gasóleo de 2015, Volkswagen anunció que invertiría decenas de miles de millones de euros para desarrollar una nueva generación de coches eléctricos, utilizando un conjunto de herramientas de componentes comunes con el fin de mantener los costes bajos.

El ID.3 es el primero de esos nuevos modelos en entrar en producción, y su lanzamiento es un momento altamente simbólico para el Grupo VW. El punto se refuerza con un ejercicio de rebranding, que también permitirá a la empresa presentar un nuevo logotipo en la feria.

Eso probablemente asegurará que el Grupo VW acapare los titulares. Pero su rival, Daimler, espera hacerse con al menos una parte del protagonismo.

La empresa se ha visto gravemente afectada recientemente por la caída de las ventas de automóviles diesel, los efectos de las tensiones en el comercio mundial y la necesidad de retirar y reparar decenas de miles de automóviles que supuestamente estaban equipados con software de engaño de emisiones.

Bajo la dirección de su nuevo director general, Ola Källenius, Daimler ha lanzado una importante campaña de reducción de costes en un esfuerzo por aumentar sus beneficios. También está trabajando con otros fabricantes para poner en común los costes del desarrollo de nuevas tecnologías.

Tiene previsto presentar un nuevo vehículo eléctrico de transporte de personas, el EQV, así como un concepto para un salón eléctrico, el EQS.

BMW utilizará el espectáculo para exhibir su miniatura totalmente eléctrica. El nuevo modelo se construirá en su planta de Oxford, cuya producción comenzará el próximo año.

El Jaguar Land Rover, por su parte, también espera causar impacto con una nueva versión de un viejo favorito. La compañía revelará su nuevo Defender, un sustituto del robusto todoterreno que salió de la fábrica en 1948 y que permaneció en producción durante 67 años.

Dejar un comentario