Sociedad

La ola de calor en Europa rompe más récords de temperatura

Gran parte de Europa Occidental se enfrenta de nuevo a temperaturas récord, con la segunda ola de calor en un mes que alcanzará su punto álgido el jueves.

Alemania estableció un nuevo récord de temperatura, alcanzando 41.5C (106.7F) en el oeste.

Se emitió una alerta roja en el norte de Francia, donde las temperaturas de París alcanzaron la cifra récord de 42,4 grados centígrados.

El Reino Unido registró una temperatura récord de 37,7ºC en julio y se ordenó a los trenes que corrieran más despacio para detener las vías férreas que se doblaban con el calor.

Los Países Bajos también registraron la temperatura más alta de su historia, 39,4 grados centígrados.

«El cambio climático ha aumentado la probabilidad y la gravedad de los episodios de olas de calor en toda Europa», dijo el servicio meteorológico nacional del Reino Unido.

¿Qué tipo de temperaturas esperamos?
Las autoridades lanzaron una alerta roja -el estado de alerta más alto- en la región de París y otros 19 distritos, y dijeron que las temperaturas podrían llegar a 42-43C en algunas partes del país.

Los medios de comunicación franceses dijeron que la noche del miércoles fue «probablemente» la más calurosa jamás registrada en Francia.

El Real Instituto Meteorológico de Bélgica emitió advertencias de «código rojo» en la mayor parte del país, advirtiendo a la gente que tomara precauciones adicionales durante las «temperaturas extremadamente altas».

¿Cuál será el impacto?
En Francia, los funcionarios advirtieron a la gente que evitara viajar y que trabajara desde su casa si era posible. También se han cerrado guarderías infantiles.

El arquitecto jefe responsable de la restauración de Notre-Dame advirtió que el calor extremo podría provocar el derrumbe del tejado de la catedral si se secan las juntas y la mampostería que sostienen el tejado. Los informes franceses sugieren que cinco muertes podrían haber sido el resultado de la ola de calor.

En agosto de 2003 se comparó una ola de calor que contribuyó a la muerte de casi 15.000 personas en el país.

En algunas partes del norte de Alemania, los ríos y lagos se han secado, con advertencias de que los peces y los mejillones podrían estar «gravemente amenazados».

En los Países Bajos, cientos de cerdos murieron a principios de esta semana tras el fallo de un ventilador en una granja. Mientras tanto, el miércoles, un tren Eurostar de Bélgica a Londres se averió, atrapando a los pasajeros.

¿No ha sido ya un verano caluroso?
Sí, una intensa ola de calor azotó las zonas de Europa el mes pasado, convirtiéndolo en el mes de junio más caluroso de la historia.

Francia estableció un récord histórico de altas temperaturas de 46ºC, según la OMM, y se establecieron nuevos máximos en junio en la República Checa, Eslovaquia, Austria, Andorra, Luxemburgo, Polonia y Alemania.

¿Es culpa del cambio climático?
Mientras que los eventos climáticos extremos como las olas de calor ocurren naturalmente, «la investigación muestra que con el cambio climático es probable que se vuelvan más comunes, tal vez ocurriendo tan regularmente como cada dos años», dice la Oficina Meteorológica del Reino Unido.

El Dr. Peter Stott, de la Oficina de Meteorología, dijo a BBC 5Live que la última ola de calor es el resultado de que «el tiempo y el clima actúan de manera concertada».

«Lo que tenemos en este momento es esta corriente de aire muy caliente, que viene del norte de África y trae consigo un clima inusualmente cálido», dijo. «Pero sin el cambio climático no habríamos llegado a los picos que estamos alcanzando ahora mismo.»

La Oficina Meteorológica llevó a cabo un estudio el año pasado que reveló que el Reino Unido tenía ahora 30 veces más probabilidades de experimentar olas de calor en comparación con el año 1750, debido a «la mayor concentración de dióxido de carbono (un gas de efecto invernadero) en la atmósfera».

Los registros que se remontan a finales del siglo XIX muestran que la temperatura media de la superficie de la Tierra ha aumentado aproximadamente un grado desde la industrialización.

Un instituto de climatología en Potsdam, Alemania, dijo que los cinco veranos más calurosos de Europa desde 1500 se registraron en el siglo XXI.

Los científicos han expresado su preocupación por el hecho de que el rápido calentamiento relacionado con el uso de combustibles fósiles tenga graves consecuencias para la estabilidad del clima del planeta.