Sociedad

Muerte de la madre brasileña de cinco hijos marca el milésimo número de víctimas de violencia de género en España

Ana Lucía da Silva se ha convertido hoy oficialmente en la milésima mujer asesinada en un caso de violencia doméstica en España. La delegación del Gobierno central en la región andaluza del sur de España confirmó el miércoles que Da Silva, fallecida el pasado viernes, se ha sumado a la larga y trágica lista de mujeres que han sido asesinadas por sus parejas o ex parejas desde 2003, cuando comenzaron los registros oficiales. Su cuerpo fue encontrado el 14 de junio junto al de su compañero, Salvador Ramírez, por bomberos que entraron a su casa en el barrio de Valdeolleros en Córdoba tras ser alertados de un incendio. Cuando los agentes llegaron minutos después, encontraron una situación «inusual» para un incendio, según fuentes policiales. A partir de ese momento, la teoría de que Ramírez había matado a su compañero comenzó a ganar terreno. El miércoles, se confirmó finalmente después de que el tribunal a cargo del caso anunciara que sería juzgado en un tribunal de violencia de género.

La familia de Da Silva espera recaudar 5.700 euros para repatriar su cuerpo a Brasil.

Da Silva fue presuntamente asesinado por Ramírez, de 45 años, quien ya tenía una condena por asesinato por matar a otro compañero. En 2002, confesó haber asesinado a su entonces esposa, Amanda del Carmen Cabeza, en Algeciras (Cádiz), cuando él tenía 27 años y ella 22. Eran los padres de tres niños pequeños y se estaban separando. Según los informes del crimen, la esposa era víctima de abusos frecuentes. Su cuerpo fue encontrado en la bañera con signos de estrangulación. Fue condenado a 17 años de prisión y está previsto que sea puesto en libertad en 2020. Pero según fuentes de la subdelegación del gobierno, en octubre de 2017 se le concedió el estatus de prisión de tercer grado, el menos restrictivo, y la libertad condicional en febrero de 2018. En la cárcel, se comportó tan bien que le concedieron varios beneficios. Incluso se inscribió en un programa destinado a combatir la violencia de género.

El 21 de diciembre de 2017, la Junta de Prisiones recomendó a un juez que Ramírez fuera puesto en libertad condicional por un período de dos años, añadiendo un informe favorable sobre su capacidad para reintegrarse a la sociedad. El 23 de enero de 2018, el juez de Córdoba le concedió la libertad condicional y estableció una serie de reglas, entre ellas la de que debe vivir en un albergue de la ONG católica Cáritas y «mantener hasta el final de la sentencia el buen comportamiento y la conducta que han determinado la perspectiva favorable de integración social establecida individualmente».

Ramírez había firmado un programa contra la violencia de género mientras estaba en prisión.

Ana Lucía da Silva llegó a Córdoba desde Brasil la primavera pasada, según su hermana, Priscila da Silva. Dejó cuatro hijos, pero vino a España con una hija, Raquel, de 16 años. Raquel estaba en la escuela cuando su madre fue supuestamente asesinada, y «un drama» se desarrolló cuando se lo dijeron. Poco después de recibir la noticia, se fue a su casa con su tía.

Da Silva tenía una relación con Ramírez desde finales del año pasado, y vivían juntos en el barrio obrero de Valdeolleros. Los bomberos fueron llamados a la casa después de que los vecinos vieron salir humo por una ventana alrededor de las 11 de la mañana del viernes. Por la tarde, las manchas de humo aún eran visibles en el balcón, aunque el fuego sólo afectó a una habitación. La puerta permanece sellada por la policía.

Da Silva había intentado empezar una nueva vida en Córdoba. En un esfuerzo por adaptarse a su nuevo país, comenzó a asistir a clases de español a principios de este año. Ramírez fue con ella a su primera clase. «Era reservada, pero siempre tenía una sonrisa», dice una compañera de clase. Ella iba a clases dos veces por semana y nunca perdía una lección. Pero se vio obligada a dejar de ir dos meses más tarde después de encontrar trabajo como empleada doméstica. Aunque una ONG local le había ayudado a crear un programa para ayudarla a integrarse en la sociedad y en la fuerza laboral, Da Silva había encontrado el trabajo por su cuenta.

Era una superviviente, luchó para salir adelante en circunstancias complicadas.

COMPAÑEROS MIEMBROS DE LA IGLESIA

Según los compañeros de la iglesia de Da Silva, «a veces trabajaba en hoteles, otras veces limpiando casas o cuidando ancianos». Todos los domingos por la mañana, Da Silva iba a una iglesia evangélica en el barrio de Santa Rosa, conocido popularmente como El Laurel. Ramírez fue con ella en varias ocasiones.

«Ella se lo presentó. Ella quería que él también siguiera su religión, pero él no hablaba mucho», dicen las mismas fuentes, añadiendo que Da Silva era una persona «muy buena y confiada». Tal vez por esta razón, a pesar de saber de su condena por asesinato, ella no tenía ningún reparo en que él viviera con ella y su hija, algo contra lo que la gente que la rodeaba advirtió. «Era una sobreviviente, luchó para salir adelante en circunstancias complicadas», dicen los miembros de la iglesia, quienes agregan que la decisión de compartir un departamento con Ramírez se trataba de compartir los gastos, dado que ambos tenían dificultades financieras.

Ramírez pidió permiso para salir del refugio de Cáritas y la fiscalía accedió. Llevaba un año trabajando como lavavajillas en un restaurante, gracias a una ONG local que ayuda a personas en riesgo de exclusión social. Sus compañeros de trabajo dijeron que Ramírez tenía un comportamiento «ideal», y que le resultaba extraño que no se presentara a su turno el viernes a las 10 de la mañana. Pronto se enteraron de lo que había pasado. En el barrio donde vivían, no se sabía mucho de la pareja. «A veces los veíamos, pero no mucho», dice el personal de los establecimientos de al lado de su apartamento.

La familia de Da Silva espera lanzar una campaña GoFundMe para recaudar 5.700 euros para repatriar su cuerpo a Brasil.

Dejar un comentario