Sociedad

Un submarino nuclear ruso: Noruega encuentra una gran fuga de radiación

Noruega ha encontrado un nivel de radiación 800.000 veces más alto de lo normal en el naufragio de un submarino de la marina rusa que se hundió en el Mar de Noruega en 1989.

Una muestra mostró una fuga de cesio radiactivo de un tubo de ventilación en los Komsomolets. Pero la investigadora Hilde Elise Heldal dijo que no era «alarmante», ya que el agua del Ártico lo diluyó rápidamente.

El submarino de la era soviética también está en el fondo, a 1.680 metros (5.512 pies), y hay pocos peces en la zona, dijo.

Un incendio a bordo mató a 42 marineros.

Por primera vez, un vehículo noruego a distancia (ROV) examinó y filmó los Komsomolets el 7 de julio, revelando graves daños.

También se le conoce como K-278 en Rusia, y se hundió llevando dos torpedos con puntas nucleares. Su sección delantera tiene seis tubos de torpedos, y el submarino también podría lanzar misiles de crucero Granit.

La noticia llega pocos días después de que el fuego arrasara un sumergible militar ruso de propulsión nuclear, matando a 14 oficiales.

Los sobrevivientes lograron que el mini-sub regresara a su base del Ártico.

Apagado del reactor
La Autoridad de Radiación y Seguridad Nuclear (DSA) de Noruega dice que el reactor de agua a presión que alimenta al K-278 en abril de 1989 se cerró rápidamente cuando estalló el incendio. Veintisiete marineros lograron salir con vida, utilizando balsas de emergencia.

La fuga de radiación encontrada esta semana vino de una tubería cerca del reactor. Era de 800Bq (becquerels) por litro, mientras que el nivel normal en el Mar de Noruega es de aproximadamente 0,001Bq. Sin embargo, algunas otras muestras de agua del pecio no mostraron niveles elevados.

Rusia ha examinado previamente el pecio con un sumergible tripulado, y ha encontrado fugas de radiación en la misma sección.Komsomolets wreckage, filmed by ROV

Los especialistas noruegos en radiación e investigadores marinos estuvieron acompañados por expertos de la Asociación de Investigación y Producción de Tifones de Rusia.

«Tomamos muestras de agua del interior de este conducto en particular porque los rusos habían documentado filtraciones aquí tanto en la década de 1990 como más recientemente en 2007», dijo la Sra. Heldal, líder de la expedición. «Así que no nos sorprendió encontrar altos niveles aquí.

«Los niveles que detectamos estaban claramente por encima de lo normal en los océanos, pero no eran alarmantemente altos», dijo.

Noruega y Rusia han estado monitoreando regularmente la radiación en la zona desde el desastre, a veces en expediciones conjuntas.

Dejar un comentario