Tecnología

Los sistemas de paneles solares se disparan en España gracias a una regulación más sencilla

El sol ha estado brillando en el sector energético español desde que el gobierno socialista (PSOE) aprobó en abril una nueva normativa. Desde entonces, la demanda de paneles solares fotovoltaicos por parte de hogares y empresas se ha disparado.

Aunque todavía es pronto, la Unión Fotovoltaica Española (UNEF) ya está hablando de «un enorme interés renovado» en la autogeneración de energía solar.

El año pasado se añadieron 235 megavatios (MW) de nueva energía fotovoltaica en España, y este año la industria espera ver una capacidad instalada de 400 MW, dice José Donoso, director general de la asociación de la industria.

La mayor parte de esta energía extra está siendo demandada por las pequeñas y medianas empresas y por el sector industrial, que son los que más se benefician porque pueden producir y consumir energía simultáneamente.

Por ahora, los hogares, que suelen tener sistemas de energía solar de 3kW, representan alrededor del 10% de la autogeneración a partir del sol, pero Donoso espera que esa cifra aumente a lo largo del año.

Growing numbers of Spaniards are buying solar panel systems for their homes.

Ahora que la autogeneración es legal y tiene sentido desde el punto de vista económico, las empresas están trabajando sin descanso para satisfacer la demanda. Atrás quedaron los obstáculos administrativos mantenidos durante años por las administraciones del Partido Popular (PP) de derecha. Y el precio de la instalación de sistemas solares ha bajado casi un 80% en sólo una década. Incluso algunas autoridades locales están incentivando la autoproducción con impuestos a la propiedad más bajos para los hogares con sistemas solares.

Un portavoz de la empresa de energía renovable Holaluz dijo que están siendo contactados por 300 clientes a la semana para solicitar una cotización y establecer cinco sistemas al día. La compañía espera haber instalado 1.500 sistemas para finales de año y 5.000 para 2021. Se trata en su mayoría de sistemas domésticos para casas independientes y otras instalaciones que no devuelven el exceso de producción a la red. En 2017, la empresa puso en marcha el primer sistema de autoproducción compartida, también legal desde abril, en un edificio de viviendas de Rubí (Barcelona).

Incluso las empresas de servicios públicos tradicionales como Iberdrola y Endesa compiten por una parte de la tarta en este nuevo y excitante mercado. Las solicitudes de instalaciones fotovoltaicas se han disparado en un 140% en una empresa llamada SotySolar.

Los hogares, que normalmente disponen de sistemas de energía solar de 3 kW, representan alrededor del 10% de la autogeneración a partir del sol.

«Hemos pasado de ser dos trabajadores hace un año y medio a un equipo de 11, y todavía nos falta gente. Estamos teniendo problemas para mantenernos a la altura de la demanda», dice José Antonio González, director de ventas de Red-Fotovoltaica, la empresa que realiza instalaciones llave en mano para los clientes del gigante del bricolaje Leroy Merlin. Una portavoz de Leroy Merlin confirma este pico de demanda.

«Solíamos recibir un par de solicitudes al mes, y ahora nos enfrentamos a unas 20 al día», dice Pilar Pérez, directora de Productos de Energía Renovable de la compañía. Incluso hay promotores inmobiliarios como Neinor Homes que ofrecen a los compradores de apartamentos en El Cañaveral (Madrid) un panel fotovoltaico y un sistema de baterías por 19.900 euros.

Almacenamiento de energía
Los expertos están convencidos de que en muy poco tiempo, los apartamentos no sólo tendrán paneles que producen energía, sino también baterías de almacenamiento. El mayor ahorro de energía proviene del almacenamiento de energía que no se consume inmediatamente. La UNEF estima que en torno al 25% de las instalaciones de autoproducción en España cuentan en estos momentos con un sistema de almacenamiento.

«En comparación con el año pasado, la demanda de equipos se ha duplicado, y aunque la tasa de baterías para hogares que no son casas independientes sigue siendo baja, esperamos ver un crecimiento significativo a partir de ahora», dice Ignacio Osorio, director general de Ampere Energy, una empresa española que produce y vende baterías eléctricas.

A este crecimiento contribuye el hecho de que el precio de las baterías también ha ido bajando, a un ritmo de alrededor del 80% desde 2010. El precio depende de la capacidad. «Para un sistema residencial de 2,5 kW, la batería costaría entre 3.000 y 4.000 euros», según la UNEF. Pero también hay baterías que cuestan 12.000 euros. Los paneles generan la mayor cantidad de energía durante el día, cuando la mayoría de los usuarios no están en casa. La batería almacena esa energía para que pueda ser utilizada por la noche o en un día nublado, y evitar tener que recurrir a la red eléctrica. También puede comprar electricidad de la red cuando es más barata.

Según Alexandre Diez Baumann, vicepresidente de la Asociación de Baterías y Almacenamiento de Energía (Aepibal), invertir en una batería puede significar tasas de retorno de más del ocho por ciento. Pero otros expertos opinan que la inversión simplemente no vale la pena.

«La red puede servir para lo mismo que una batería a un coste menor, con cero inversión y sin ningún tipo de riesgo tecnológico», dice González, de Red-Fotovoltaica. «Debido a la estructura de facturación de la energía en España y a la normativa vigente, los argumentos económicos a favor de las baterías son generalmente insuficientes en comparación con la autogeneración sin almacenamiento.

Dejar un comentario