Política

Ciudadanos se enfrenta a una crisis interna por el cambio a la derecha

Dos meses después de las elecciones generales en España, y sin un nuevo gobierno a la vista, la presión por un acuerdo interpartidista que evite a los españoles la agravación de un nuevo escrutinio en un país que ha celebrado tres elecciones nacionales desde diciembre de 2015.

¿Cómo podemos construir un proyecto liberal en España si no somos capaces de enfrentarnos a la extrema derecha?

TONI ROLDÁN, PORTAVOZ DE ASUNTOS ECONÓMICOS DE CIUDADANOS

El primer ministro en funciones, Pedro Sánchez, del Partido Socialista (PSOE), obtuvo la mayoría de los escaños el 26 de abril, pero aún necesita apoyo para alcanzar una mayoría general y volver al poder en una votación parlamentaria que se espera que tenga lugar en la primera quincena de julio.

Ahora, un partido que ganó prominencia durante la crisis económica en una agenda de reforma liberal se enfrenta a una fractura interna por el dilema de proporcionar (o retener) apoyo a Sánchez.

Tres líderes de Ciudadanos han renunciado por la negativa de su líder, Albert Rivera, de apoyar al líder socialista: Toni Roldán, portavoz del partido para asuntos económicos; Javier Nart, miembro del Parlamento Europeo; y Juan Vázquez, jefe del partido en Asturias.

En un discurso crítico de despedida, Roldán dijo que el reciente giro a la derecha del partido, incluyendo su voluntad de hacer tratos con la extrema derecha Vox, socava sus tres valores originales: la reforma, la regeneración y la batalla contra el nacionalismo.

«¿Cómo vamos a luchar contra la dinámica de la confrontación entre los rojos (la izquierda) y los azules (la derecha), como vinimos a hacer aquí, si nosotros mismos nos volvemos azules? «¿Cómo podemos construir un proyecto liberal en España si no somos capaces de enfrentarnos a la extrema derecha?»

«España tiene una oportunidad histórica para construir un gobierno estable y liderar el progreso liberal en Europa durante los próximos 20 años. Sería un grave error dejar pasar esta oportunidad», dijo Roldán, aludiendo a una alianza PSOE-Ciudadanos que daría 180 escaños en el parlamento, más que suficiente para una mayoría general.

Los críticos pierden el voto
El lunes por la mañana, en una tensa reunión del comité ejecutivo de Ciudadanos, los críticos de Rivera convocaron a una votación para reconsiderar la posibilidad de apoyar la candidatura de Sánchez para formar un gobierno. Pero los críticos perdieron con sólo cuatro votos a su favor, mientras que una abrumadora mayoría (24) expresó su apoyo a la línea dura de su líder. Hubo tres abstenciones.

Luis Garicano, líder del partido en el Parlamento Europeo, se ha convertido en el principal representante de esta facción crítica. «Voy a seguir luchando desde dentro», le dijo a EL PAÍS.

Ciudadanos quedó tercero en las elecciones generales con 57 escaños, lo que sumado a los 123 de Sánchez superaría los 176 requeridos para una mayoría absoluta. La antiausteridad de Unidas Podemos ya ha prometido su apoyo al primer ministro en funciones, pero sus 42 legisladores no son suficientes, y mientras tanto ambos líderes del partido están atrapados en un debate sobre la naturaleza exacta de su cooperación.

Una alianza PSOE-Ciudadanos que produciría 180 escaños en el parlamento, más de los 176 necesarios para una mayoría general.

Ciudadanos, que comenzó como un partido catalán no nacionalista, saltó a la política nacional con la promesa de una reforma basada en puntos de vista liberales: es miembro del grupo liberal ALDE del Parlamento Europeo, que recientemente ha sido rebautizado con el nombre de Renovar Europa.

Pero la deriva del partido hacia la derecha -ha llegado a acuerdos de gobierno con el Partido Popular (PP) y con la extrema derecha Vox- y la negativa de Rivera a apoyar a Sánchez han provocado críticas desde dentro y desde fuera. El ex primer ministro francés Manuel Valls, que se postuló para alcalde de Barcelona con Ciudadanos, dijo la semana pasada en una entrevista que el partido está traicionando sus valores liberales y progresistas.

Y el 20 de junio, fuentes del Elíseo en París rechazaron las afirmaciones de Rivera de que el presidente francés Emmanuel Macron había aplaudido los acuerdos interpartidistas de Ciudadanos con el PP y Vox en España.

El ala más progresista del partido ha estado discutiendo esta deriva desde diciembre, cuando Ciudadanos y el PP aceptaron el apoyo de Vox en Andalucía para ganar poder en la región sur. Pero el cambio realmente tuvo lugar antes, en mayo del año pasado, cuando Sánchez encabezó una exitosa moción de censura que derribó al gobierno de Mariano Rajoy, del PP.

Dejar un comentario