Economía

La subida de los tipos de interés se pospone al menos un año más

La decisión del Banco Central Europeo (BCE) de posponer las subidas de tipos de interés de forma generalizada significa que las hipotecas y el crédito en general en España y otros países de moneda común probablemente se mantendrán estables durante algún tiempo.

Según el Consejo de Gobernadores del BCE en una reciente reunión en la capital lituana de Vilnius, los intereses cobrados a los bancos de la zona euro por el exceso de reservas se mantendrían en el 0,4% actual hasta por lo menos mediados de 2020.

Esta es la segunda vez desde 2011 que el BCE pospone una subida de los tipos de interés, tras haber dicho anteriormente que comenzaría a subir en el verano de 2019 o, a más tardar, a finales de este año.

Aunque la carga de los intereses sobre el exceso de reservas es diferente del Euribor, o de los intereses de consumo en toda la zona euro sobre hipotecas, tarjetas de crédito, morosidad y otras finanzas generales, la decisión anunciada por el BCE se inscribe en el marco de una política general de mantenimiento de los tipos de interés para favorecer el flujo de financiación en todo el bloque de países que utilizan el euro.

El BCE quiere conseguir una tasa de inflación de alrededor o justo por debajo del 2%, pero no más alta, y a pesar de los intereses más bajos, se mantuvo en el 1,2% en mayo y en el 1,7% en abril.

La inflación en la zona euro calculada sin tener en cuenta el aumento de los precios del combustible, el alcohol, los cigarrillos y los alimentos se situó en el 0,8% en mayo, muy por debajo del 1,3% de abril.

La contención de la inflación y el fomento de la inversión es el principal objetivo del BCE, que reafirmó durante la reunión de Lituania, por lo que no parece que el Euribor vaya a aumentar hasta al menos mediados del próximo año, aunque esto no se haya declarado explícitamente.

El Euribor, que se situó en torno al 2,5% entre 2002 y 2006, alcanzó un máximo histórico del 5,45% en septiembre de 2008, coincidiendo con la crisis financiera, el colapso del mercado inmobiliario español y la recesión y el desempleo en toda la Unión Europea, lo que significó que los pagos de las hipotecas se dispararon y provocaron innumerables embargos.

Pero cayó bruscamente en 2011, cayó por debajo del 1% en 2013 y ha estado en cifras negativas desde febrero de 2016 – de hecho, en mayo cerró con un tipo de interés del Euribor del -0,175%.

Esto a pesar de los temores a principios de 2017 de que podría aumentar, obligando a los propietarios a apretarse el cinturón.

La evolución del Euribor antes y después de la crisis financiera muestra que la variación tiende a no ser brusca y, en España, las hipotecas de tipo variable se actualizan anualmente, dando a los propietarios mucho tiempo para planificar y contratar un tipo fijo en su lugar si el interés parece estar a punto de subir.

Según el consejo de administración del BCE: «Nuestro objetivo es seguir reinvirtiendo los principales pagos de la deuda que expira bajo el programa de compra de bonos, en su totalidad, durante un periodo prolongado de tiempo, tras el cual los tipos de interés comenzarán a subir.

«La reinversión de los pagos de la deuda continuará durante el tiempo que sea necesario para mantener las condiciones de liquidez y un alto grado de comodidad y estabilidad financiera».

Desempleo en la Eurozona y en la UE

También en la reunión, los gobernadores revelaron que el desempleo a finales de abril -el último mes completo del que se dispone de datos- había caído hasta el 7,6% en la zona euro, su nivel más bajo desde 2008, y hasta el 6,4% en la Unión Europea, su nivel más bajo desde el año 2000, cuando Eurostat empezó a recopilar datos para el bloque en su conjunto.

El desempleo en España, basado en las cifras de finales del primer trimestre -el más reciente disponible- fue del 14,7%, es decir, 3,35 millones de personas registradas como demandantes de empleo.

Esto supone una gran mejora con respecto a las cifras de la crisis financiera: en otoño de 2012, alcanzó un máximo del 27,2%, superando el 25% por primera vez en la historia, con 6,2 millones de desempleados registrados.

El desempleo más bajo se observó justo al inicio de la posdictadura en España, con un 3,7%, es decir, sólo 600.000 personas, y desde 1980 sólo ha estado brevemente por debajo del 10% entre los años 2004 y 2008, siendo su cifra más baja la de 2007, cuando el 7,9%, es decir, 1,8 millones de personas, estaban desempleadas.

En dos años y medio, había aumentado casi 11 puntos porcentuales, hasta el 18,8% y 4,3 millones, y siguió aumentando hasta 2013.

El desempleo en España se sitúa actualmente en torno al mismo nivel que en 1981, que fue el más bajo del resto del siglo XX, y más o menos el mismo que en el año 2000.

Dejar un comentario