Política

La autoridad fiscal dice que los Presupuestos son “muy parecidos a los de años anteriores” en lo fiscal

Escrivá reclama consenso a los grupos políticos para atacar la deuda y el déficit estructural

El presidente de la Autoridad Independiente de Responsabilidad Fiscal (Airef), José Luis Escrivá, ha afirmado este martes que el proyecto de Presupuestos Generales del Estado para 2019 “es muy parecido” a los de los últimos años en los que «la política fiscal ha sido básicamente neutral» y aunque ahora haya políticas redistributivas. Escrivá no ha hecho más valoraciones sobre los PGE remitiéndose a que tiene un plazo de 10 días para analizarlos tras el que se pronunciará «en plenitud».

La autoridad fiscal, que ha intervenido en un desayuno organizado por Nueva Economía Fórum, ha añadido, no obstante, que «no estamos profundizando hacia la estabilidad presupuestaria», insistiendo en el mensaje de que es necesaria «una consolidación que permita reducir la deuda a niveles confortables». De esta forma insistía en su mensaje sobre la necesidad de atacar la deuda y los déficit estructurales. A su juicio, no se avanza para corregir el déficit fiscal, anclado en el 2% del PIB, ni la deuda, 40 puntos por encima «de esa zona confortable del 60% del PIB».

Según ha remarcado, «se trata de un nivel que nos hace vulnerables ante la posible materialización de pasivos contingentes, ante escenarios de subidas de tipos de interés, a desarrollos macroeconómicos adversos o, mas a medio plazo, a complicar extraordinariamente la gestión de la presión sobre el gasto público por el envejecimiento de la población». Y ha añadido que «el coste de la deuda pública y la prima de riesgo resulta sistemáticamente superior que la de Francia o Bélgica».

Ante eso y tras asegurar que España tiene un margen de mejora inmenso para acercase a países de su entorno en el ámbito fiscal y presupuestario, ha reclamado consenso entre las fuerzas políticas, presentes prácticamente todas en el encuentro. «Cabe preguntarse si realmente es tan difícil alcanzar un consenso sobre la referencia vinculante de medio plazo de convergencia de la deuda pública al 60% del PIB», ha manifestado. «Debería haber un punto de encuentro entre las distintas posiciones y hacer de esta cuestión algo no partidista y una vez consensuado un horizonte temporal y una trayectoria que anclen las estrategias de disciplina fiscal, existen multitud de combinaciones de ingresos y gastos compatibles con esa trayectoria», ha rematado.

También ha destacado la necesidad «indispensable» de reforzamiento institucional en el ámbito territorial. «Es fundamental propiciar que los marcos normativos que rigen las relaciones entre las distintas administraciones y las instituciones donde se entablan esas interaccines se perciban como propias por parte de todos los actores y que el principio de lealtad institucional pueda desplegarse en plenitud», ha enfatizado. Es decir, simplificación de normas fiscales, reforma conjunta de los sistemas de financiación autonómica y local, el problema de sostenibilidad de la deuda y la reforma de los mecanismos de fijación de objetivos fiscales.

Escrivá insistió, por otra parte, en la recomendación de aumentar la edad efectiva de jubilación, ahora en 62 años y ocho meses, para equipararla con la teórica. En ese sentido, ha recordado que cada año que sube ese parámetro se reduce en cuatro décimas la edad legal, por lo que una parte del gasto en pensiones quedaría compensado.

Dejar un comentario