Economía

Las aceitunas enfrentan a EE.UU. y a la UE en la lucha comercial mundial

Una batalla comercial está dejando un sabor amargo en la boca de los olivareros españoles.

Los aranceles aplicados por los Estados Unidos el año pasado han costado a la industria 27 millones de dólares (20,8 millones de libras esterlinas) y es probable que tengan efectos duraderos en las regiones olivareras de España.

Antonio De Mora, secretario general de la Asociación Española de Productores y Exportadores de Aceitunas de Mesa (ASEMESA), afirma que la oleicultura es una industria vital para Andalucía y las regiones cercanas donde hay pocas alternativas de empleo.

“La cosecha de aceitunas negras se ha reducido considerablemente como consecuencia de la disminución de la demanda”, afirma.

“Es imposible reemplazar un mercado tan importante como los EE.UU. a corto y medio plazo.”

En junio de 2018, los Estados Unidos impusieron aranceles a las aceitunas negras procedentes de España, que, según dijo, se vendían por debajo del valor de mercado. Puso aranceles de hasta el 25,5% para contrarrestar el supuesto dumping y un derecho adicional de hasta el 27,02% para contrarrestar lo que Washington consideró que eran subvenciones injustas de la Unión Europea.

Según ASEMESA, las exportaciones de aceitunas negras han caído un 60% desde que se impusieron los aranceles.

España es el mayor productor y exportador de aceitunas del mundo: el país exportó 67,6 millones de dólares (52,4 millones de libras esterlinas) de aceitunas a los EE.UU. en 2017 antes de que se establecieran aranceles.

“Si se mantienen los derechos de aduana, sin duda perderemos la mayor parte del mercado estadounidense de aceitunas negras”, afirma el Sr. De Mora.

Los agricultores contra los demás
En enero, Cecilia Malmstrom, comisaria de comercio de la Unión Europea, solicitó a la Organización Mundial del Comercio (OMC) que abordara esta cuestión.

Dijo en un tweet que estos aranceles eran “injustificados, injustificados y van en contra de las reglas” de la OMC.

La denuncia original provino de dos productores de aceitunas con sede en California, Bell-Carter Foods Inc. y Musco Family Olive Co. Las empresas alegaron que los productores españoles vendían sus aceitunas a un precio un 70 % inferior a su valor real de mercado.

California es el principal estado olivarero de Estados Unidos con un clima similar al mediterráneo. Durante casi un siglo, la industria estadounidense se centró en las “aceitunas maduras”, las aceitunas negras que los estadounidenses suelen utilizar en la pizza y en las ensaladas.

Pero a finales de la década de 1990, muchos agricultores comenzaron a dedicarse a la producción de aceite de oliva.

Según Sam Israelit, propietario de Spanish Oaks Ranch en el centro de California, muchos agricultores cambiaron porque el aceite de oliva generaba más valor por tonelada que la fruta madura.

“Los consumidores están dispuestos a pagar $20-25 por una buena botella de aceite de oliva – y las aceitunas de mesa no tienen ese margen.”

Este cambio permitió a los productores españoles ser aún más dominantes en los EE.UU. – y dejó a Bell-Carter Foods y Musco Family Olive como los dos únicos grandes productores de aceitunas de mesa estadounidenses.

Una batalla más grande
En el verano de 2017, el Secretario de Comercio de los Estados Unidos, Wilbur Ross, anunció que su departamento investigaría las denuncias de dumping de aceitunas.

Bajo la administración del Presidente Trump, el número de investigaciones sobre prácticas comerciales desleales ha aumentado significativamente.

Según el Departamento de Comercio de los EE.UU., a finales de 2018 se habían abierto 137 nuevas investigaciones sobre alegaciones de dumping y subvenciones. Eso es un aumento de más del 300% en comparación con el número de investigaciones realizadas en los dos primeros años de la administración Obama.

Pero algunos dicen que los aranceles sobre las aceitunas y otros productos no son más que una cortina de humo para ir tras el sistema de comercio global más amplio, que el Presidente Trump y sus partidarios han llamado “amañado”.

“Las aceitunas son para mí un pretexto”, dice Tomas García Azcarate, investigador del Consejo Superior de Investigaciones Científicas. Dice que los EE.UU. están utilizando los derechos del olivo como una forma de atacar la Política Agrícola Común (PAC) de la UE, que concede subvenciones a los agricultores.

“La consecuencia económica[para las aceitunas] no es el elemento más importante en este caso, se trata de un caso de prueba”, afirma el Sr. García Azcarate.

Antonio De Mora y ASEMESA argumentan que los productores españoles pueden vender sus productos a precios tan bajos debido a la eficiencia tecnológica y no a las subvenciones gubernamentales.

Pero las consecuencias potenciales para la PAC de la UE son lo que algunos dicen que sostienen Cecilia Malmstrom y la UE de llevar este caso a la OMC antes.

Steve Suppan, analista principal de políticas del Instituto de Agricultura y Política Comercial, dice que Europa lo considera como un “caballo de batalla para un ataque a la PAC” y que los efectos podrían “socavar el apoyo que la UE da a sus agricultores”.

Dejar un comentario