Sociedad

Denuncian la muerte de una mujer tras esperar más de 7 horas en urgencias

Una familia ha denunciado la muerte de una anciana de 84 años, el pasado 15 de noviembre, tras esperar más de siete horas en las urgencias del Hospital de Palamós (Girona) y asegura que llevarán el caso a los tribunales para evitar que se repita lo ocurrid. La mujer, LL. S. P., fue trasladada en ambulancia desde la residencia de Palafrugell (Girona) en la que se encontraba al servicio de urgencias con un cuadro de vómitos y diarrea. La familia, que ha puesto el caso en manos de un abogado, ha denunciado que no se atendió a la anciana hasta las 20.00 horas a pesar de que reclamaron asistencia médica repetidamente.

La Generalitat ha abierto una investigación. “Una vez revisado el proceso médico y conocido el desenlace —añade el hospital—, somos conocedores de que durante las horas que la paciente estuvo en el box habría sido conveniente hacer una reevaluación medica para comprobar el nivel de urgencia de la paciente”. El centro hospitalario, que recuerda que el director de urgencias se reunió con la familia para dar las explicaciones pertinentes y trasladan su “pésame más sincero a la familia”.

Explicaciones del Hospital El Hospital, niega una actuación negligente y, aunque ha reconocido que el centro vivía ese día una “situación excepcional”, ha asegurado que, de haber sido atendida antes, el desenlace hubiera sido posiblemente el mismo debido a su patología previa. Los máximos responsables del Hospital han dado una rueda de prensa en la que han mantenido que la paciente murió tras complicársele una obstrucción intestinal debido a las patologías previas que presentaba y que, aunque se la hubiera atendido antes, posiblemente hubiera fallecido igual. “El resultado final es complicado de evaluar, pero probablemente no sería diferente ante la situación de la paciente, de cómo evolucionó, de los problemas que tenía de base y de sus complicaciones”, ha apuntado el director asistencial, Xavier Pérez.

El hospital explica que fue “clasificada correctamente con un nivel 3 (necesidad de múltiples exploraciones y estabilidad fisiológica)” y señala que aquel día, y en aquella franja horaria —ingresó a las 15:25 horas—, el servicio “estaba en una situación excepcional de máxima afluencia de pacientes y había más pacientes con de la misma urgencia”.  El director de urgencias, Marc Pérez, ha explicado que el tiempo medio de espera para ser atendido en Urgencias es de entre 60 y 80 minutos, pero aquel día fue de más de 5 horas, muy “superior a lo normal”, ha asegurado. Ante esta situación “excepcional de afluencia”, como la han calificado, los responsables médicos han asegurado que ampliaron en dos horas el turno de trabajo de los facultativos para poder afrontar la situación y que a media noche ya se había atendido a todos.

El director del servicio de Urgencias ha asegurado que “no usaría la palabra negligencia ni error”. En este sentido, han admitido que, una vez analizados los hechos, consideran que “hubiera sido conveniente hacer una reevaluación médica de la paciente para comprobar el nivel de urgencia” que presentaba la mujer, “una paciente compleja, con muchos antecedentes y mucha patología previa”, han dicho. “No hubiera cambiado el curso de la enfermedad” Por este motivo han anunciado que han iniciado un proceso interno de análisis para, de forma preventiva, poder dar respuesta a situaciones de alta ocupación en urgencias graves”, como pasó ese día.

El director asistencial ha indicado que entienden que “la percepción de la familia es que hubo una espera muy larga, eso es inevitable, y pedimos disculpas porque nuestro objetivo -ha señalado- es trabajar para dar mejor asistencia en el menor tiempo posible”. No obstante, ha apuntado que “este caso lamentablemente acabó con el fallecimiento de la paciente, pero entendemos que posiblemente haber avanzado (la atención) no hubiera cambiado el curso de la enfermedad por la patología que presentaba la paciente, que entró con un cuadro de dolor abdominal inespecífico, sin fiebre ni vómitos”.

Cuando un médico la reevaluó, sobre las 20.00 horas, la paciente ya había empeorado su estado general, “hizo varios vómitos posiblemente secundarios a una obstrucción intestinal, que causó un fallo multiorgánico que acabó con un paro cardiorrespiratorio”, ha detallado Xavi Pérez, que ha detallado que no se practicó la autopsia “porque falleció de causas naturales”. La familia sostiene que, tras el triaje al que fue sometida la anciana a las 15.25 hora, la mujer tuvo que esperar dos horas en el pasillo hasta que la trasladaron a uno de los 14 boxes de que dispone el centro y al que no fue ningún médico durante horas. El jefe de Urgencias ha asegurado asimismo que no pensaron en derivarla a otro centro porque “los criterios para hacer estas derivaciones son por complejidad” del caso.

Dejar un comentario